Las peores tragedias en los estadios de fútbol (VIDEO)

mayo 29, 2017

A lo largo de la historia, han sucedido varias catástrofes en los recintos deportivos a nivel mundial.

 

Tegucigalpa, Honduras



La tragedia ocurrida este domingo, en el estadio Nacional de Tegucigalpa, en la que murieron cuatro personas, es la peor en la historia del fútbol hondureño.

A lo largo de la historia, han sucedido varias catástrofes en los recintos deportivos  nivel mundial.

Los gravísimos disturbios ocurridos tras un partido de fútbol, avalanchas producidas por el pánico, disturbios entre fanáticos, derrumbes de gradas en mal estado e hiperpobladas, este es el negro historial de los desastres de fútbol más importantes:

1. Avalancha en el Estadio Mateo Flores, Guatemala (1996)

Las peores tragedias en los estadios de fútbol

Unas 83 personas murieron y más de 200 resultaron heridas, en esa trágica noche, a consecuencia de golpes severos y asfixia, generados por la aglomeración de gente dentro de una localidad del estadio, aproximadamente habían 46.000 aficionados dentro del estadio cuando la capacidad máxima era de 38,000, la venta de boletos falsos hizo que la gente se amotinara por tratar de entrar a ver el espectáculo, las puertas de emergencia del estadio se abrían hacia adentro, lo que terminó de hacer en aquella noche una de las más tristes en la historia del país.

2. La tragedia del estadio Nacional, Perú (1964)

Las peores tragedias en los estadios de fútbol

La peor tragedia sufrida en un campo de fútbol ocurrió en Perú:

Todo ocurrio la tarde del 24 de mayo de 1964. Argentina ganaba 1-0 al dos minutos del final cuando se produjo el que habría sido el gol peruano del empate.

La decisión del árbitro uruguayo Angel Eduardo Payos de anular el gol, irritó tanto a los aficionados que se habían congregado en el Estadio Nacional de Lima que desencadenó una tragedia de proporciones monumentales.

Algunos de los 45,000 aficionados que habían llenado el estadio invadieron el terreno de juego, encabezados por un personaje casi de leyenda conocido como «El Negro Bomba» para atacar a Payos.

Los agentes de la policía hicieron algunos arrestos para evitar la agresión al árbitro, pero eso no impidió que terminaran las protestas. Payos ordenó suspender el partido por falta de garantías y si antes había enfurecido a los reunidos en el estadio, la cancelación de los últimos minutos de juego fue como la flama que encendió un reguero de pólvora por toda Lima.

Mientras el árbitro y los jugadores argentinos eran escoltados a los vestidores por agentes de la policía y bajo una lluvia de proyectiles, algunos oficiales lanzaron granadas de gases lacrimógenos a las tribunas para tratar de contener la ira de los aficionados.

La gente salió en estampida hacia los túneles que daban a la calle, pero debido a que las puertas habían sido cerradas antes del partido para evitar el ingreso de miles de personas que se habían quedado fuera, decenas de personas murieron aplastadas ante el paso de la multitud.

Los exaltados que eventualmente salieron ilesos del estadio, continuaron las protestas en las calles con un paso de destrucción en que atacaron comercios e incendiaron vehículos.

Cuando la capital volvió a la calma, se contaron 328 muertos y unos 500 heridos. El gobierno peruano declaró estado de sitio y suspendió las garantías constitucionales, pero para entonces lo peor ya había pasado.

3.  Tragedia de la puerta N°12 en el estadio Monumental de River Plate, Argentina (1968)

Las peores tragedias en los estadios de fútbol

La tragedia se produjo en medio del segundo tiempo de un partido de fútbol entre los equipos de Boca Juniors y River Plate jugado en el estadio de éste último, en la Puerta 12, una de las que facilitaban la salida de los simpatizantes visitantes, en ese caso de Boca.

Por causas nunca aclaradas el sector de salida a la calle, luego de las escaleras, no se encontraba liberado, y la presión de la multitud que salía causó la muerte de las 71 víctimas, la mayoría de ellos, menores de edad.

En un principio era una avalancha normal, pero después se acrecentó. Iba por el aire, sin tocar el piso. Algo empezó a salir mal. La avalancha se detuvo. Cada vez estaba más apretado.

Había gritos de pánico, de mucho miedo. La gente que estaba abajo quería subir. Estábamos uno arriba de otro bajo una terrible presión que no dejaba respirar.

Me caí y después me desmayé. ¿Cuál fue el motivo de la tragedia? Nunca lo conocí. Yo me salvé de milagro.

Quizá gracias a la gente que me ayudó porque era el más joven de todos y porque la avalancha se detuvo cuando yo estaba en un recodo de la escalera. Apenas tenía 14 años. Nunca más fui a ver a Boca. (Miguel Durrieu, 46, sobreviviente).

4. Incendio en el Estadio de Valley Parade, Inglaterra (1985)

 

 

El 11 de mayo de 1985 en el Estadio de Valley Parade se disputaba el último partido de liga entre el Bradford City, el cual celebraba su ascenso a la Second División, y el Lincoln City, cuando poco antes del final de la primera parte (hacia las 15.40 h) se originó un incendio en la tribuna principal, la cual databa del año 1908. El arbitro Don Shaw avisado por uno de sus líneas suspendió el partido tres minutos antes del descanso, tras esta medida la mayor parte de los espectadores saltaron al terreno de juego para ponerse a salvo. Aquellos que decidieron escapar por los tornos de entrada quedaron atrapados en el infierno, debido a que las puertas habían sido cerradas para evitar que los espectadores entraran sin pagar. Las investigaciones posteriores determinaron que la causa del incendio había sido un cigarro o una cerilla mal apagados, que junto con los restos de basura acumulados durante años bajo los asientos y la madera de las gradas produjeron un efecto devastador. En tan sólo cuatro minutos el fuego se extendió por toda la grada provocando su caída.

Murieron 56 personas y 265 resultaron heridas debido al incendio de las tribunas.

5. Muerte del jugador Miklos Feher en pleno partido

 

El día 25 de enero del año 2004, el SL Bénfica disputaba un partido profesional de la liga portuguesa enfrentando al Vitória de Guimaraes. Faltaban pocos minutos para la finalización del juego que gana el Bénfica por la mínima diferencia con gol del jugador Fernando Aguilar y asistido por el mismo Fehér.

El colegiado de aquel encuentro decretó saque lateral a favor del Vitória, hecho que a Fehér le disgustó. El jugador húngaro impidió el saque de banda y fue amonestado con tarjeta amarilla.

Fehér consideró la decisión de incorrecta y caminó a su posición sonriendo irónicamente. Se dio media vuelta, fue cada vez más lento y bajó su tronco fatigado. Después de unos segundos, se desplomó aparatosamente, y su cabeza impactó fuertemente el césped.

Sus compañeros se dieron cuenta de la magnitud del suceso y corrieron desesperados a auxiliarlo, cuando vieron que no se movía y tenía sus ojos abiertos con la mirada perdida, temieron lo peor.

Entonces el equipo médico ingresó al campo de juego y asistió al jugador: se le realizó un masaje cardíaco e incluso se pensó en utilizar un desfibrilador para reanimarlo, pero fue imposible debido a que el jugador estaba totalmente mojado por el tiempo lluvioso de aquel día.

El partido se suspendió durante un cuarto de hora. Después, una ambulancia de bomberos ingresó al estadio 15 minutos después del suceso y llevó al jugador velozmente al hospital de Guimaraes, donde ingresó con pocos signos vitales.

Poco tiempo después, aunque trataron de reanimarlo durante casi una hora, murió. Entonces fue confirmada su muerte. El futbolista murió por una tromboembolia pulmonar. La tromboembolia pulmonar es causada por una obstrucción total o parcial de la arteria pulmonar

6. Terrible avalancha en el Estadio Hillsborough, Inglaterra (1989)

Las peores tragedias en los estadios de fútbol

 

Se conoce como la «Tragedia de Hillsborough» el suceso ocurrido el sábado 15 de abril de 1989 en el estadio de Hillsborough, en Sheffield (Inglaterra), en el que fallecieron 96 personas aplastadas contra las vallas del estadio a causa de una avalancha.

El suceso tuvo lugar durante el partido de fútbol entre el Liverpool y el Nottingham Forest, correspondiente a las semifinales de la Copa de la Asociación de Fútbol de Inglaterra.

Las 96 personas fallecidas eran aficionadas del Liverpool.

La investigación posterior concluyó que las causas no habían tenido que ver con ninguna acción violenta por parte de los aficionados, sino a causa del exceso de aforo y el mal estado del estadio, que no cumplía los requisitos de seguridad necesarios.

7. Muerte del futbolista Marc Vivien Foe en plena jugada

Las peores tragedias en los estadios de fútbol

En junio de 2003, Foé fue parte de la selección de Camerún que participó en la Copa FIFA Confederaciones. Jugó en las victorias ante Brasil y Turquía, y descansó para el partido contra Estados Unidos con Camerún ya clasificada.

El 26 de junio de 2003, Camerún disputó la semifinal ante Colombia, celebrada en el estadio Gerland de Francia. En el minuto 72 del partido, Foé se desplomó en el círculo central con ningún otro jugador cerca de él, Jairo Patiño jugador de la Selección Colombiana fue el primero en acudir en su ayuda.

Después de los intentos de los paramédicos por reanimarlo en el terreno de juego, fue sacado del campo en una camilla, donde recibió reanimación boca a boca y oxígeno. Los médicos intentaron reanimar su corazón durante 45 minutos, y aunque él todavía estaba vivo a su llegada al centro médico del estadio murió poco después a pesar de los esfuerzos por salvar su vida.

Una primera autopsia no determinó la causa exacta de la muerte, pero una segunda autopsia concluyó que la muerte de Foé estuvo relacionada con el corazón como lo descubrió evidencia de miocardiopatía hipertrófica, una condición hereditaria conocida por aumentar el riesgo de muerte súbita durante el ejercicio físico.

La muerte de Foé causó una profunda conmoción. Numerosos tributos a su personalidad alegre y a su humor contagioso se expresaron en los medios de comunicación.

También Thierry Henry y otros jugadores apuntaron al cielo en homenaje a Foé después de que Henry abrió el marcador en contra de Turquía en las semifinales de la Copa Confederaciones de Francia.

Su muerte conmocionó al mundo futbolístico debido a las imágenes de Foé inconsciente sobre el terreno de juego con los ojos abiertos pero con las pupilas dentro del párpado, éstas dieron la vuelta al planeta.

8. Muerte del jugador Antonio Puertas en el estadio

El 25 de agosto de 2007, en el transcurso del partido entre Sevilla Fútbol Club y Getafe Club de Fútbol, que daba comienzo a la Liga Española, Antonio Puerta, en el minuto 28 de partido, sufrió un desmayo como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio.

Ivica Dragutinovic le intentó sacar la lengua, de forma que no se la tragara. Pese a salir por su propio pie del terreno de juego, en los vestuarios volvió a sufrir cinco desmayos más.

Fue reanimado gracias a un desfibrilador e ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, con «ventilación mecánica e inestabilidad hemodinámica».

Antonio Puerta falleció el 28 de agosto de 2007 a las 14:30 en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por una encefalopatía postanóxica (falta de nutrientes y oxígeno en el cerebro), causada por el shock cardiógeno en el que se encontraba.

El diagnóstico final fue que falleció por una displasia arritmogénica del ventrículo derecho. Iba a ser padre, ya que su novia estaba embarazada de ocho meses, y que dio a luz el 21 de octubre.

9. Violencia en el Estadio de Heysel, Bélgica (1985)

Las peores tragedias en los estadios de fútbol

Son conocidos como la «Tragedia de Heysel» los sucesos acontecidos el 29 de mayo de 1985 en el Estadio de Heysel de Bruselas, en Bélgica, en el que murieron 39 aficionados (32 italianos seguidores de la Juventus, cuatro belgas, dos franceses y un británico) a causa de una avalancha de aficionados en los prolegómenos de la final de la Copa de Europa (hoy Liga de Campeones de la UEFA) entre el Liverpool y la Juventus de Turín. Los sucesos causaron además 600 heridos de diversa consideración.

l estadio estaba abarrotado con 60.000 espectadores, con más de 25.000 aficionados de cada equipo. Los fondos del estadio, detrás de las porterías, eran zonas sin asiento donde el público estaba de pie.

La UEFA repartió a las aficiones de cada club en diferentes zonas, y reservó unas zonas de para los aficionados belgas que quisieran asistir al partido. Pero muchas de las entradas reservadas al público local fueron adquiridas por hinchas de los dos equipos que, de esta manera, coincidieron en una misma zona.

Los sucesos se desencadenaron sobre las siete de la tarde, una hora antes de la hora del inicio del encuentro, en la zona Z, una zona de a pie situada en uno de los fondos del estadio junto a un córner.

La zona Z estaba mayoritariamente ocupada por aficionados de la Juventus, pero era anexa a la zona X, donde había muchos aficionados del Liverpool.

Los aficionados más radicales del Liverpool situados en la zona X, muchos de ellos en estado de embriaguez, empezaron a tirar objetos y se abalanzaron sobre los aficioandos del Juventus situados en la zona Z: se produjo una avalancha y los aficionados de Juventus, intentando alejarse de los del Liverpool, se acumularon en el fondo de la zona, aprisionados por una parte contra el muro donde finalizaba la gradería, y por otra parte contra las vallas «protectoras» que separaban las gradas del terreno de juego.

Cientos de aficionados de Juventus quedaron aprisionados contra las vallas, que eran fijas y no tenían salidas de emergencia, bajo la presión de miles de aficionados.

10. Tragedia en el estadio de Puerto de Said, Egipto (2012)

Las peores tragedias en los estadios de fútbol

Tragedia de Puerto Saíd es como se le denomina al suceso ocurrido el 1 de febrero de 2012 en el Estadio de Puerto Saíd, Egipto después de finalizar el partido por el campeonato de ese país entre el equipo local, el Al-Masry, y la visita, el Al-Ahly. Cuando el partido ya había finalizado, con victoria del local por 3:1, los incidentes fueron provocados por los aficionados del Al-Masry, los cuales ingresaron a la cancha para perseguir a los jugadores e hinchas del Al-Ahly arrojando piedras, botellas y amenazando con cuchillos. El hecho provocó la muerte de 74 personas y cerca de mil resultaron heridos.

El origen de los altercados tiene un fuerte componente político, Al Ahly se proclamaba como firme defensor de la Primavera Árabe mientras que Al Masry ha mostrado su apoyo incondicional al régimen de Mubarak en Egipto. Esta tesis ha sido apuntada como uno de los principales motivos del trágico incidente.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *