Las Fuerzas Armadas y las elecciones

noviembre 11, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El alto mando de las Fuerzas Armadas se ha reunido con líderes de los partidos políticos contendores en el proceso electoral, para exponer su responsabilidad en el proceso, que no es poca cosa: el transporte y la custodia de las urnas electorales, con lo cual el papel que asumen es el de garantizar los depósitos de la expresión electoral de los hondureños, concretada en los votos. Las FFAA no merman la competencia del CNE, recuérdese que en este momento la institución militar está bajo la jurisdicción y órdenes del CNE, y como tal, cuando transporta y custodia las urnas lo hace en condición de brazo armado del máximo organismo electoral. No hay monopolio de funciones, la Constitución de la República y la misma Ley Electoral establecen que antes y durante la celebración de las elecciones las FFAA quedan supeditadas al CNE, con el fin de proteger el proceso electoral.



Hasta ahora todo hace ver que se está cumpliendo el cronograma electoral, incluso el anuncio de un posible acuerdo-compromiso entre los partidos y el CNE para respetar el resultado de las elecciones pudiera ser un buen augurio de que los comicios tendrán un final feliz y que el ganador de las elecciones tendrá la certeza que el mismo domingo 28 de noviembre puede empezar a elaborar los planes para integrar un gobierno con los mejores elementos profesionales que le colaboren para hacer una buena gestión administrativa.

Ahora bien, una cosa son los cálculos y los augurios y otra muy distinta es la realidad. Lo que no vemos en ninguna de las partes es la preocupación de lo que pudiera pasar si el día de las elecciones el sistema de transmisión de resultados, el famoso TREP, diera al traste con todos los  buenos augurios y llegara a desbarrar con las mismas fallas que no nos permitan conocer los resultados de la zona rural. La carga electoral de las áreas rurales no es poca cosa como lo dijo hoy don Carlos Hernández de ASJ, que demuestra una deficiencia de conocimiento respecto al gran componente de nuestras áreas rurales. Revise el mapa rural de Honduras y verá las innumerables comunidades en la zona más occidental de Santa Bárbara, Copán, Ocotepeque, Lempira, Intibucá, La Paz, la zona fronteriza del departamento de El Paraíso, las comunidades más extraviadas de Olancho, y casi todo el departamento de Gracias a Dios, más las que se nos escapan. En todos estos lugares hay centenares de aldeas que acuden a votar al centro más próximo, todas esas urnas contienen miles de votos que no llegarán a tiempo para ser procesadas por el TREP.

De allí la importancia de considerar que hay que clarificar la esencial regla del juego que es el horario del escrutinio o conteo final de los votos. Si llegada la medianoche el TREP no lograra facilitar la transmisión de datos de las áreas rurales de nuevo podemos tener una descomposición social si algún candidato llega a proclamarse vencedor de las elecciones con los resultados parciales que ofrecen las encuestas de salida. El CNE confío en las elecciones primarias que fueran las encuestas de salida que ofrecían los medios de comunicación el faro que iluminara a través de las tendencias quienes ganaban y quienes perdían en cada partido. En las elecciones generales no puede prevalecer el mismo criterio, sería una inmensa irresponsabilidad del CNE. Ninguna encuesta de salida de ninguna empresa puede captar la impresión de los electores de nuestras áreas rurales, por la distribución de estas a lo largo y ancho del territorio nacional.

Estamos advirtiendo con tiempo sobre algo que no es un invento personal, nos remitimos al grave antecedente que sufrimos en el 2017, cuando el TNE no tuvo la prestancia para anticipar un tropiezo del sistema de transmisión de resultados. Recordamos que al filo de la medianoche el TREP todavía no había recibido los resultados de las urnas de las áreas rurales, eso hizo que en una medida improvisada se acordara suspender el escrutinio y reanudarlo hasta el día siguiente. Pero, a esa hora el señor Marco Ramiro Lobo, que actuaba como un quinta columna dentro del Tribunal, filtró que el candidato de la alianza Nasralla-LIBRE era el ganador por encabezar momentáneamente la tendencia. Cuando se sumaron los votos de las áreas rurales el resultado cambió, lo que fue aprovechado por LIBRE y Nasralla para pregonar un fraude electoral.

Eso mismo es casi seguro que ocurrirá el próximo domingo 28 de noviembre, por lo que, insistimos que desde ahora hay que establecer una regla del juego electoral. La forma más sensata es repetir la experiencia de EEUU y Perú; establecer, mediante el consenso o por la mayoría de los partidos contendores, que el escrutinio se suspenda a determinada hora de la noche, 12 de la noche para el caso, si en ese momento el TREP no hubiera recibido la mayoría de las urnas de las áreas rurales. Y reanudarlo al día siguiente, cuando la mayoría de las urnas de las áreas rurales haya llegado a las bodegas del CNE.

Hay que anticiparse a ese momento para no repetir el mismo error del 2017, la suspensión del escrutinio no debe quedar sin ser sometida a un acuerdo previo, porque eso sería aprovechado por los sectores radicales para prenderle fuego al país como aconteció hace 4 años. No permitamos que el proceso electoral quede bajo el imperio de la improvisación, eso solo nos retrataría de nuevo como un país regido por el desorden protegido por la irresponsabilidad de los partidos políticos y del mismo organismo electoral.

Alguien debe tener el valor y la entereza moral para instar a los partidos contendores y al organismo regulador del proceso electoral, para que adopten mediante un acuerdo esta medida: fijar el horario del escrutinio con una pausa intermedia que dé tiempo a que lleguen las urnas de las áreas rurales. Si quedamos regidos por el albedrío de la improvisación, sujetos a la corazonada de que esta vez el TREP no fallará, es casi seguro que de nuevo tendremos que lamentar no haber tenido la voluntad política de tomar la precaución debida, de fijar el horario de suspensión momentánea del conteo final, con el consenso o con la aprobación de la mayoría.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 11 de noviembre de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *