Las alcaldías y la educación

marzo 5, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La ASJ ha planteado un reto importante que involucra en forma directa a las alcaldías municipales de nuestro país para que asuman el papel que por obligación moral y legal les corresponde, pero que casi todas han abandonado por incompetencia de los ediles, por ignorancia de los munícipes o sencillamente por la desidia en que se han sumido las corporaciones que viven solo esperando las transferencias que les gira el gobierno central, con las cuales resuelven sus problemas de planilla mensual, que pareciera ser lo más importante para ellas. ASJ por medio de su representante Carlos Hernández les ha lanzado el guante a los alcaldes, para que se lo pongan o para que lo dejen pasar, para asumir un papel protagónico en el campo educativo y evitar que la niñez hondureña  del sector público tenga un segundo año catastrófico por falta clases.



En efecto, a un mes de iniciar el año lectivo, en las escuelas públicas no hay clases en su inmensa mayoría, por las condiciones imperantes por la pandemia del coronavirus. Y si la indiferencia sigue campeando en la sociedad hondureña, serán dos años irremediablemente perdidos que dejarán un bache académico irrecuperable, de manera que este es el momento para enfrentar el reto y reforzar la educación para lo que es indispensable que las alcaldías entren a jugar el rol que no lo puede desempeñar ningún organismo sanitario del Estado, por la proximidad que las alcaldías tienen con las escuelas de sus barrios y aldeas.

En lo personal avalo esta preocupación de ASJ, porque habiendo sido observador voluntario de PROHECO, el Programa de Educación Comunitaria que impulsó el gobierno de Carlos Flores, estuve muy de cerca viendo como el director ejecutivo de PROHECO, Dr. Armando Euceda y su equipo de colaboradores, organizaba a las sociedades de padres de familia en colaboración con las alcaldías. PROHECO organizó más de 2 mil asociaciones de padres en todo el país, que ha sido el mayor esfuerzo de cobertura educativa en nuestro país y que por desgracia fue descontinuado en el siguiente gobierno que presidió Ricardo Maduro, por la miopía de las autoridades educativas de ese gobierno.

Para reforzar a la Secretaría de Educación en esta nueva cruzada que busca reincorporar a nuestros niños de las escuelas públicas, es indispensable la participación de las alcaldías, porque estas deben salir de su comodidad de no hacer nada para jugar el papel que les corresponde vigilando las condiciones de cada escuela en lo referente al estado de higiene, obligándose a que los centros escolares tengan baños en buen estado, que reciban el agua potable necesaria para que los niños se puedan lavar las manos y dotar a los niños y profesores de las mascarillas que las debe surtir la Secretaría de Salud y la Secretaría de Educación.

SINAGER no podría responder por esta tarea, porque apoyar a las escuelas es deber de las alcaldías en cada municipio con sus respectivos barrios y aldeas; hay unos 20 mil centros educativos del Estado que distribuidas entre las 298 alcaldías, les corresponde a cada una un promedio de 65 centros, a unas alcaldías más a otras menos, para que las escuelas públicas puedan reiniciar las clases presenciales, una vez que los docentes sean vacunados. La próxima remesa de vacunas que ya anunció el gobierno, debe servir para aplicarse a todo el personal de salud y el cuerpo de docentes en todos los niveles. Hay que seguir la regla que ha trazado el gobierno de EEUU, que ha dado prioridad en la vacunación al conglomerado de profesionales de la salud y a los docentes.

Todos los demás tenemos derecho a la vacuna, pero en el país hay prioridades en este momento. En primer orden deben estar los médicos de todos los sectores, las enfermeras y auxiliares y simultáneamente los profesores de las escuelas públicas y privadas. Si tendremos 2 millones de vacunas, las autoridades deben situar en primera fila a los dos sectores profesionales mencionados. Si la vacunación empezara en abril o mayo, a mitad de año podríamos tener el sistema de educación pública reactivado. Esta es la meta prioritaria que debe imponerse el gobierno en este momento. Seguro que todas las demás tareas deberán ejecutarse, pero en lo que se llama prioridad uno: hay que vacunar cuanto antes a nuestros médicos, enfermeras y a todos los docentes del sector público y privado si fuera posible. El gobierno como tarea principal debe permanecer vigilante que los responsables hagan bien los deberes mencionados.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 5 de marzo de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *