Las 7 señales que te alertan de un ataque al corazón

marzo 27, 2017

Los signos de un ataque cardíaco son a veces muy sutiles y difíciles de asignar a una enfermedad cardíaca.

Tegucigalpa, Honduras

Muchas veces los consideramos síntomas insignificantes, pero si los padeces persistentemente, deberías acudir al médico. La salud de tu corazón podría estar en juego.

Los ataques de corazón se producen cuando al obstruirse las arterias coronarias, lo que provoca un riego sanguíneo insuficiente y, en pocos minutos, puede causar una muerte súbita cardíaca.



No obstante, los paros cardíacos pueden revertirse, sobre todo si logramos verlos venir. «Estaba teniendo un ataque al corazón y ni siquiera lo sabía» es uno de los comentarios más comunes que escucha el cardiólogo Nieca Goldberg, director del centro Joan H. Tisch de Nueva York.

Los signos de un ataque cardíaco son a veces muy sutiles y difíciles de asignar a una enfermedad cardíaca.

Los ataques al corazón son más comunes en mujeres maduras que han padecido menopausia, comenta Goldberg. «Sin embargo, aproximadamente 30.000 mujeres de menos de 50 años sufren algún tipo de enfermedad cardíaca», concluye.

Te puede interesar: El asesino invisible en tu cocina: El aceite de palma

Aquí están algunos de las señales a las que debemos estar atentos:

Hinchazón de las piernas o tobillos

Mientras que el abultamiento de la pierna puede ser el resultado de múltiples factores, lo más posible es que sea causado por un problema en las válvulas del corazón.

La acumulación de líquidos, también llamado edema, es un síntoma común de la insuficiencia cardíaca congestiva, es decir, cuando el corazón es incapaz de bombear la sangre dentro y fuera a la velocidad adecuada, comenta el cardiólogo.

Si la inflamación continúa mucho tiempo y no consigues remitir el dolor, antes de asustarte, acude a tu médico.

Dolores de cabeza

Aunque es posible que sea un simple dolor y que se remedie tomando un paracetamol, también podrían estar causados por un accidente cerebrovascular o coágulo de sangre, dice Goldenberg.

Un dolor de cabeza por sí solo no es necesariamente un indicativo de un problema de corazón, pero si también tienes rigidez de cuello, fatiga o mareos, o el dolor aparece de repente y con mucha intensidad, podrías estar sufriendo un aneurisma y deberías buscar atención médica urgente.

Agotamiento

Este podría ser el símbolo más difícil de descifrar y asignar a estos problemas, ya que hay millones de razones por las que nos podemos sentir cansados.

Pero estamos hablando de un nivel anormal de fatiga: «Si usted estás relativamente en forma y te quedas sin aliento de forma repentina al subir las escaleras, hay un problema», comenta el doctor.

Te puede interesar: Honduras: El cáncer gana la batalla a los hombres

Otra señal de este tipo es sentir una debilidad parecida a la que hemos experimentado con la gripe, pues puede significar que el corazón esté luchando por oxigenar el cuerpo.

Calambres en el estómago

«Mucha gente asume que tener un dolor en el pecho o en el brazo izquiero es síntoma de sufrir un infarto, pero no se dan cuenta de que este puede notarse también en otras partes del cuerpo», comenta Goldberg.

«No es raro que muchas personas tengan calambres en el estómago y el problema real lo tengan en el corazón».

Cuando sientes esos pinchazos agudos, es posible que tu corazón esté mandando señales al estómago, por lo que si nunca antes los habías tenido, deberías acudir al médico.

Mareos

Al igual que muchos síntomas, un mareo aislado no tiene porqué ser una preocupación, ya que podría estar causado por realizar un movimiento demasiado deprisa o por deshitración.

Pero si el mareo persiste, es hora de ir a ver al médico. Si el problema es el corazón, será seguramente debido a obstrucciones de las arterias o problemas con las válvulas por la presión.

Te puede interesar: Signos que indican que tienes diabetes

Desmayos

Estos son el resultado de una bajada en la presión arterial, que puede ser causada por cambios bruscos en la postura o por un problema más grave: una válvula en mal estado que no permite el adecuado flujo de sangre, un ritmo cardíaco demasiado lento o rápido, o un desgarro aórtico podrían ser los culpables.

Si el desmayo es un accidente aislado, seguramente no haya de qué preocuparse, pero si son persistentes, deberías pensar en recurrir a un especialista.

Problema cervical

Una vez más, un infarto no tiene porqué siempre sentirse en el pecho. A menudo, los pacientes pueden notar como si un elefante se hubiera sentado encima de su tórax, pero también podrían padecerlo en la parte superior de la espalda, comenta Nieca.

Esta podría ser una señal de que lo estás sufriendo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *