La vacuna y los héroes de la salud

julio 30, 2018

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Esta mañana asistimos, por una gentil invitación del ministro de Salud, Dr. Octavio Sánchez, al lanzamiento de la primera jornada de vacunación sostenida, después de 38 años que nuestro país entró a la era la prevención por medio de la vacuna. En los años de nuestra infancia la vacunación empezó de una manera eventual, solo cuando aparecían las epidemias, cada dosis cubría la prevención máxima de dos enfermedades, pero ayudaron a que muchos de los niños de entonces nos libráramos de la terrible polio o del mortal sarampión, y gracias a la vacuna logramos tener una existencia saludable que nos ha permitido llegar hasta estos días, desde luego con la benevolencia del Ser Supremo, que es al que debemos cada día que vivimos.



El lanzamiento de la vacunación sostenida es parte de la nueva visión, un nuevo enfoque de atención a la salud del pueblo, que responde al sentido profesional que caracteriza al ministro de Salud, Octavio Sánchez, conocido por una trayectoria de absoluta seriedad. La vacuna es una herramienta sanitaria muy importante, quizás uno de los mayores avances obtenidos desde las épocas pasadas para prevenir enfermedades infecto-contagiosas que podían provocar la muerte y cuando menos le aseguraban al niño una existencia discapacitada.

La vacuna vino a cambiar la historia de la vida de las personas, porque al reducir y erradicar ciertas enfermedades que hasta entonces eran mortales, se garantizó el derecho a la vida de los nuevos seres humanos que nacían entonces en medio de la incertidumbre de no saber si llegarían a desarrollarse como adultos, cosa que quedaba en duda si cuando el niño iba creciendo y sobrevenía una de esas enfermedades mortales que, si no causaban la muerte, lo dejaban paralizado parcial o totalmente.

Hoy, el ministro de Salud, Octavio Sánchez y la abogada Ana García de Hernández, llevaron la voz cantante del lanzamiento de la campaña de vacunación, que difiere de las 38 jornadas anteriores por su carácter sostenido, es decir, no habrá un período determinado, cualquier tiempo que sea necesaria la vacuna, estará a la disposición de la población. Esto cambia de manera radical el sentido temporal con que los organismos de gobierno han atendido el fundamental problema de salud. Si antes había vacunas para ocho enfermedades, el gobierno dispondrá ahora vacuna para prevenir 18 enfermedades, un gran paso que de verdad tiene el mérito histórico, porque significa que las actuales autoridades de salud están generando mayor cantidad de respuestas para igual cantidad de enfermedades que deben prevenirse.

En este sentido, tanto la OPS como la OMS han calificado a Honduras como uno de los países que más avanza en la prevención de las enfermedades infecciosas y contagiosas, para las cuales hay vacunas para prevenir varias enfermedades a la vez. Una certificación en el campo de la salud, especialmente en la prevención de enfermedades infecciosas-contagiosas habla bien de nuestro país, porque en la medida que se le garantice un mejor estado de bienestar a la población, Honduras alcanzará las mayores posibilidades de progresar. Bien dicen que un país enfermizo solo tiende a hundirse en la miseria. El sociólogo Frantz Fanon, en su obra “Los pueblos condenados de la Tierra” hablaba de los pueblos desheredados del planeta, sometidos a la humillación y al abandono, en gran medida porque entre más pobre son los pueblos menos derechos tienen para garantizarse un mejor estado de bienestar. Este lamento que tradujo Frantz Fanon en su obra, ha sido remediado en gran medida desde el momento en que surgió la vacuna para prevenir las enfermedades transmisibles como las infecto-contagiosas. Esto se ha logrado en Honduras al situarse entre los países que implementaron la vacunación masiva como parte esencial de los programas de salud.

Y ahora que la vacunación se realizará en forma sostenida, los niños y los nuevos hondureños que nazcan, a partir de ahora gozarán del enorme beneficio social de surgir a la vida cuando muchas enfermedades que antes eran mortales se encuentran controladas y en algunos casos, erradicadas, como la viruela, la rubiola y la polio. En este aspecto, el enfoque de la Secretaría de Salud que preside el Dr. Octavio Sánchez es trabajar con el objetivo permanente de reducir aun más la morbimortalidad a causa de las enfermedades infecto-contagiosas.

Los hondureños debemos saludar estos logros en salud, lo cual implica que nos debemos sumar al ejército de héroes de la salud, donde están los médicos, enfermeras y enfermeros y todos cuantos asuman en determinado momento el papel de agentes de la salud; pero igual, cada persona que se vacuna, es un héroe de la salud, porque al tomar la decisión de vacunarse, está contribuyendo a ganarle la guerra a las enfermedades infecto-contagiosas. Así que, sumémonos todos los hondureños, vacunémonos. ¡Y seamos todos héroes de la salud para tener una Honduras saludable!

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 30 de julio de 2018.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *