La vacuna contra el miedo

marzo 12, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Tan importante como la vacuna contra el coronavirus es la vacuna contra el miedo, afortunadamente esta última no requiere de un año y medio para descubrirla o encontrarla, porque está en nosotros mismos, está en nuestra capacidad racional para no dejarnos atrapar por la insensatez que es la que nos lleva al miedo y de este al pánico quedan unos pocos pasos. No hay porqué dejarnos sofocar ni mucho menos arrastrar por el miedo, yéndonos en desbandada a los supermercados, comprando provisiones como si fuéramos a un estado de guerra contra un enemigo que vendrá a invadirnos y a quedarse con todos los alimentos que hay en los comercios hondureños.



No hay necesidad de desbocarnos sobre los supermercados, solo en Tegucigalpa hay más de cien supermercados y más de mil establecimientos medianos que expenden productos alimenticios; entre todos tienen existencias de comestibles y artículos de diferente índole para el aseo para muchos meses, quizás para lo que resta del año. Y ninguno de estos comercios se moverá de sus lugares que usted conoce, igual que los aprovisionamientos de todos estos negocios proseguirán por la vía terrestre, marítima y aérea. En la historia de la humanidad, el comercio es un bastión que nunca se rinde, porque quienes lo ejercen se las ingenian para tener los canales por donde se abastecen de los distintos artículos.

Si hay algo que no debe contribuir a favorecer el estado de miedo es la idea de que nos quedaremos sin alimentos y sin medicinas, porque quienes están al frente de supermercados y farmacias están preparados para surtirse en tiempos difíciles, porque su negocio no es quedarse con los estantes vacíos. El virus no va a parar el transporte comercial, tengan por seguro que el gobierno hondureño ya contempla como estrategia fundamental activar todos los mecanismos necesarios para facilitar el abastecimiento de alimentos y medicinas.

Lo que nos debe preocupar es que todos los hondureños pongamos en práctica las reglas de higiene y las recomendaciones de la OMS, para no contagiarnos del virus por descuido, por indiferencia o por tarugadas, como la que le vimos esta semana a un abogado ex funcionario del gobierno de Mel Zelaya, que en tono desafiante a las recomendaciones de higiene de la OMS, forzó al moderador del Foro del Canal 10 a que le diera la mano, una costumbre que debemos desarraigarla del todo porque en las manos están las bacterias y los virus.

Cuando un individuo de este nivel, que aspira a presidir el colegio de abogados, se jacta en público de desoír una simple recomendación mundial de salud e higiene, ya se sabe que esta persona es capaz de violar todo tipo de leyes y por lo tanto no es confiable para ser el líder nacional de los profesionales del derecho.

De la pandemia todos tenemos que aprender mucho, quizás experimentaremos meses de angustia que están por venir, pero ahora la palabra que está girando alrededor del mundo es el miedo, con el riesgo de que arrastre a la economía a una espiral negativa, que lleve a muchos países a caer en dificultades. Es triste ver cómo la vida cultural, artística y deportiva está paralizándose, la iglesia católica está sacando las misas a la calle, con mucho ingenio como deberíamos responder en las demás actividades para no sepultarnos en el enclaustramiento. Sin embargo, hay datos que dan esperanza, China se está recuperando y muchas de sus fábricas ya se están reactivando. Por lo tanto, el coronavirus es muy contagioso pero controlable y los expertos aseguran que se superará.

Guy Sorman, el gran filósofo que escribe en el NYT y ABC de España, sostiene que con la llegada de la primavera la cepa del virus se debilitará, aunque el daño a la economía de China ya está hecho, por lo que Sorman cree que por culpa del virus vendrá la desglobalización en que potencias emergentes sustituirán a China en el suministro de piezas y artículos que han fortalecido la economía china.

En Honduras nos debe preocupar que como nuestro sistema de salud no está preparado para enfrentar una pandemia, pudiera ser desbordado por una avalancha de contagiados si los ciudadanos no observamos las reglas de higiene de una forma rigurosa, porque tal como observamos la tarugada del candidato a presidir el colegio de abogados, excitando a no atender una recomendación básica de la OMS como es olvidarse del apretón de manos, otras personas por descuido terminen imitando estos malos ejemplos, cayendo víctimas del contagio.

Pensamos que solo seremos vencidos por el coronavirus si continuamos con los malos hábitos, de no lavarnos las manos con frecuencia, de insistir en el apretón de manos, y andar en medio de congregaciones de gran dimensión que por ahora están prohibidas por disposición oficial. Lo que concierne como buenos ciudadanos y padres de familia es atender las recomendaciones de la OMS y esperar que nuestras autoridades de gobierno no bajen la guardia y sigan al pie de la letra los protocolos de la OMS para ocuparse de cada persona sospechosa de contagio.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 12 de marzo de 2020.