La vacuna contra el COVID-19 desarrollada en China que genera anticuerpos y es “tolerable” en humanos

mayo 23, 2020

El fármaco está a cargo del Instituto de Biotecnología de Beijing y CanSino Biologics

China

Científicos del Instituto de Biotecnología de Beijing y de la farmacéutica china CanSino Biologics han desarrollado una vacuna contra el COVID-19 que genera anticuerpos y es “tolerable” en humanos, de acuerdo con un artículo publicado en la revista médica The Lancet que recoge los métodos y resultados obtenidos de su primer experimento en personas.



El fármaco se probó en 108 adultos sanos de entre 18 y 60 años de edad que recibieron dosis bajas, medias o altas mediante inyecciones intramusculares. Para el día 14 posterior a la aplicación, los anticuerpos de los sujetos de prueba “aumentaron significativamente y alcanzaron su punto máximo 28 días después”.

Sin embargo, siete días después de la aplicación se presentaron algunos efectos secundarios, como dolor en la zona de inyección, fiebre (en el 46 por ciento de los casos), fatiga (44 por ciento), dolor de cabeza (39 por ciento) y dolor muscular (17 por ciento), que se acentuaron en las personas que recibieron la dosis alta de la vacuna. “La mayoría de las reacciones adversas que se informaron en todos los grupos de dosis fueron de gravedad leve o moderada. No se observaron eventos adversos graves dentro de los 28 días posteriores a la vacunación”, escribieron los investigadores.

Esta vacuna utiliza un vector de adenovirus, es decir, el patógeno causante del resfriado común, pero debilitado y modificado para que, una vez dentro del organismo, genere una proteína del nuevo coronavirus que posteriormente el mismo sistema inmunológico combatirá. La mayoría de los voluntarios produjeron células inmunes tipo T, que atacan al coronavirus.

“En conclusión, encontramos que la vacuna vectorizada Ad5 COVID-19 es tolerable e inmunogénica en adultos sanos“, aseguran los desarrolladores, pero requiere aún más trabajo de investigación y, en especial, más pruebas. La siguiente fase de experimentación reclutará a 500 voluntarios, incluyendo a individuos mayores de 60 años.

Expertos manifiestan sus dudas
A pesar del anuncio de este desarrollo, algunos expertos se muestras escépticos. El doctor Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital de Niños de Filadelfia, dijo a CNN que los efectos secundarios de esta vacuna vectorizada “no son buena señal de seguridad” y la respuesta inmune descrita en el artículo no es tan fuerte, por lo que los resultados “no son impresionantes”.