La pandemia sigue entre nosotros

noviembre 5, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Cuando a mediados del mes de marzo del año pasado las autoridades de gobierno nos citaron para informarnos que era inminente que la pandemia del coronavirus llegara a nuestro país en cualquier momento, me atreví a manifestar que a esas alturas el virus ya estaba en Honduras, por el hecho de que muchos compatriotas, especialmente empresarios de diferentes rubros, ahora viajan con la frecuencia más rutinaria a China Continental, a Corea del Sur, a Singapur y a otros países asiáticos. En ese momento, el entonces presidente Donald Trump, ciego como siempre estuvo ante la pandemia y muchos peligros más, sostenía que la pandemia no había llegado a EEUU y que lo que se había detectado eran casos de gripe. Y no era así, la pandemia había arribado al continente antes de que la OMS admitiera que el coronavirus se había propagado por muchos países del planeta, especialmente aquellos donde las personas mantenían contactos por viajes de turismo o comerciales especialmente con China.



Al cabo de todo este tiempo, aunque los procesos de vacunación se han intensificado, la pandemia del COVID-19 continúa presente, y en la medida que la economía se reabre también los brotes aparecen con nuevas fuerzas. EEUU que es el centro del capitalismo y por ende la cuna del consumismo, está experimentando la fluctuación, el sube y baja constante de contagios del COVID-19. Alemania, un país con una población disciplinada, donde el orden es la normativa infalible, sus autoridades están llamando a los pobladores a que guarden las medidas en forma extrema ante el resurgimiento de contagios masivos.

En Rusia, una nación compleja por su situación política, hay un contagio abrumador que está dejando una gran cantidad de muertes, atribuido a que casi la mitad de su población no se ha vacunado, sea por distintas creencias o porque no creen en su propia vacuna, el propio mandatario Vladimir Putin se está privando de salir a reuniones y casi todo lo que le corresponde hacer lo realiza en forma virtual. En Francia de nuevo la gente está teniendo que tomar las máximas precauciones ante el resurgimiento de un creciente contagio que tiene alarmados a los franceses.

En América del Sur, Chile, que había sido citado como el país ejemplar por haber avanzado a toda velocidad con el proceso de vacunación, de nuevo es el foco de contagios que ha obligado a reducir actividades. Estando a pocas semanas de celebrar elecciones, el próximo 21 de noviembre, 4 candidatos presidenciales suspendieron actividades por el intenso rebrote del COVID-19, los cuatro candidatos mostraron síntomas del virus, aun estando vacunados.

Un experto británico advirtió el fin de semana que se vienen meses duros por el COVID-19. Excitó a los ingleses y británicos en general a ponerse a la defensiva con las medidas biosanitarias porque las tasas de contagio del coronavirus en el Reino Unido se han elevado, sentenciando con una advertencia final: LA PANDEMIA NO HA TERMINADO.

En Nueva York la gobernadora del Estado está ofreciendo 100 dólares a los que no habiéndose vacunado se decidan a aplicarse la vacuna, por la certeza de que la vacuna disminuye los riesgos en la población. El presidente Biden están sosteniendo una lucha que a los latinos nos parece increíble, el tener que confrontarse con gobernadores de estados que son partidarios de la no vacunación. Situación que es propia de un país ejemplar por el alto nivel de democracia que mantiene, donde ni siquiera el gobierno puede imponer medidas de salud para salvar la vida de las personas.

En Honduras nuestras autoridades de Salud cometen un error al difundir la idea que, al no haber una presión de atención en los hospitales se debe a los efectos de la vacunación, lo cual en parte es cierto, pero no se explica entonces porque todos los días hay 10, 15 y más personas que fallecen a consecuencia del COVID-19. Podemos deducir que muchas personas al sentirse contagiados deciden tratarse en su casa con los tratamientos auxiliares conocidos, pero si entre los contagiados hay muchos que se descuidaron y dejaron que el virus les avanzara, el tratamiento resulta tardío y no puede salvarlos de la fatalidad.

La forma de alertar a la población se ha equivocado de estrategia. Decir que gracias a la vacunación los hospitales ya no están congestionados solo es cierto en una parte, porque hay centenares de personas contagiadas que deciden tratarse en sus casas. Lo que concierne es mantener la alerta para que todos nos mantengamos apegados a las medidas de bioseguridad, la mascarilla debe ser infaltable, mantener la distancia física de dos metros por lo menos y lavarse las manos con la mayor frecuencia posible, son medidas fundamentales.

Como ha sostenido el experto británico, la pandemia no se ha terminado, sigue entre nosotros, está en todas partes, nada más que las personas que ya se aplicaron las dos dosis tienen la gran ventaja de no agravarse si por descuido resultaran contagiadas. El virólogo Ravi Gupta de Cambridge sigue sosteniendo que no veremos erradicado el COVID-19 sino hasta finales del 2023.

Los hondureñitos debemos saber que no vivimos fuera del sistema solar, que estamos en el contexto terráqueo y como tal, igual que en el resto del mundo, seguimos atrapados por la pandemia del COVID-19. Y hasta tanto no esté vacunado hasta el último hondureño, habiendo tanto reticente que se resiste a vacunarse, debemos precavernos aun estando vacunados con la doble dosis. Los que estamos de mediodía para abajo, no lo pensemos dos veces, corramos a aplicarnos la tercera dosis tan pronto cumplamos el período de los seis meses de habernos aplicado la primera.

Los que griten en las esquinas sus consignas, atrofiados por la obnubilación del fanatismo religioso, incitando a no vacunarse, que asuman su propia responsabilidad, porque por desgracia, el coronavirus COVID-19 no distingue ni perdona a los que se obstinan en desafiarlo.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 5 de noviembre de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *