La importancia del presupuesto

diciembre 20, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Toda actividad que se quiera realizar de manera ordenada en la vida debe contar con un presupuesto, desde el manejo de la administración doméstica del hogar, hasta los diferentes tipos de empresas y no digamos el gobierno que es la empresa más grande porque maneja el mayor presupuesto en el país. Sin un presupuesto, que es la base para poder operar con éxito, no hay manera de saber lo que se está haciendo, significa ir al garete como cuando una nave marcha sin rumbo establecido.



El Presupuesto de la República lo formula el gobierno a través de la Secretaría de Finanzas para que lo apruebe el Congreso Nacional, que es una de sus funciones. Cuando el gobierno no envía a tiempo el presupuesto, justificándose en razones de peso, el Congreso autoriza por corto tiempo la extensión del presupuesto para que el gobierno no se paralice en sus actividades. Aunque, en un caso fuera de orden y fuera del contexto legal, en el 2008 y 2009, el gobierno de Manuel Zelaya, por un extraño empecinamiento político se negó a enviar al Congreso Nacional el Presupuesto de la República, y en forma arbitraria manejó los recursos de la hacienda pública como si fueran fondos particulares durante más de año y medio.

No presentar el Presupuesto Nacional en dos años consecutivos fue un delito grave por partida doble, que en cualquier otro país donde hay organismos de investigación serios ya hubieran procedido a entablar las acciones que lleven a deducir las responsabilidades de aquel gobierno. Con el mismo celo hostigador con que se procede contra funcionarios recientes y actuales, el Ministerio Público debería proceder con mayor razón porque durante dos años todos los recursos del Estado fueron manejados con el criterio personal del Presidente Manuel Zelaya, sabiendo que no solo estaba faltando a su deber sino que estaba violando la ley.

Da mucha satisfacción que en estos últimos años el Presupuesto de la República ha sido presentado en debida forma y a su debido tiempo lo cual denota la seriedad con que los gobiernos toman su papel de administrador responsable, pero especialmente este año la presentación del presupuesto fue enviado al Congreso con la suficiente antelación y el Congreso lo aprobó a tiempo, acompañando de la misma manera el espíritu de seriedad con que actuaron los funcionarios de la Secretaría de Finanzas del gobierno.

Siempre en los debates del Congreso en la aprobación del Presupuesto General hay forcejeos porque chocan las opiniones de los sectores políticos que se adversan y que quieren imponer sus criterios en las distintas asignaciones, pero una vez discutido el fondo, que es asignar la cuota a cada ramo del país, el presupuesto fue aprobado a tiempo. En medio del debate los sectores minoritarios en el Congreso levantaron especies que confunden a la población, para el caso, diputados de LIBRE y el PINU sostenían que la partida de defensa era mayor al de Salud y Educación, lo cual no correspondía a la verdad. Siempre los ramos de Salud y Educación son los que contemplan las mayores asignaciones en el presupuesto tratándose de que son los ejes trasversales de la vida nacional.

La aprobación a tiempo del Presupuesto General es una señal positiva, en primer lugar porque se manifiesta la responsabilidad y la conciencia política del gobierno, de tomar con seriedad algo tan importante y tan delicado como es el Presupuesto General del Estado que debe entrar en funciones en la fecha que la ley establece, por el bien del orden que debe mantener el país.

Cuando el país cuenta con el presupuesto general permite que haya un desempeño institucional para cumplir con las obligaciones y compromisos contraídos a través de las diversas entidades del gobierno, y que los organismos fiscalizadores en su respectivo campo puedan hacer su labor contralora para garantizar el cumplimiento con transparencia. No tener una aprobación oportuna del presupuesto, como sucedió en el 2008 y 2009 se presta para malos manejos de los fondos públicos. Para que exista la confianza pública en el manejo de los recursos del Estado, en primer lugar debe haber un Presupuesto General del Estado debidamente aprobado por el Congreso Nacional. Pero, el punto de partida, lo primero, es que Finanzas en forma diligente lo envíe al Congreso Nacional para la aprobación.

Cuando se trabaja en serio y con toda la determinación, teniendo el presupuesto aprobado a tiempo, hay más condiciones para que el país pueda avanzar en todos los  órdenes. Todo lo demás, como la disciplina fiscal, los estímulos a la producción, la inversión en los rubros que determinan el avance en el desarrollo, trabajan hacia la consecución del gran objetivo que es asegurar la paz social, estando presente como debe ser el cumplimiento de la ley.

Nos complace que este año tanto el gobierno a través de Finanzas como el Congreso Nacional hayan dado un ejemplo de responsabilidad institucional aprobando a tiempo el presupuesto general del estado, lo que debería ser una práctica consuetudinaria positiva, porque confirmaría que hay interés en que Honduras vaya por el rumbo correcto.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 20 de diciembre de 2019.