La fuerza de la educación

marzo 10, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Aunque estemos inmersos en la pandemia y en el desarrollo del proceso de las elecciones primarias, no debería verse de soslayo un paso verdaderamente significativo en el campo más importante que tienen todos los países, como es la educación superior, en el que ayer se informó que la Fundación Nasser para el desarrollo educativo, después de aprobar las regulaciones correspondientes, adquirió la participación de los derechos para convertirse en parte de FUNDAEMPRESA, que es la institución que administra UNITEC y CEUTEC, la universidad privada más reconocida de nuestro país, un gran paso que constituye una trascendental unión que deviene positivamente para continuar formando los mejores profesionales que son los que necesita Honduras para enfilarse en la ruta del desarrollo integral.



Es importante que la fuerza empresarial hondureña se interese en el desarrollo educativo superior de nuestro país, igual que acontece en los países desarrollados, donde las mejores universidades han alcanzado los más altos niveles, gracias a la propulsión que le han inyectado las empresas más reconocidas, como es el caso de EEUU, donde detrás de las mejores universidades está el respaldo empresarial. Esto se explica en una razón sencilla: las empresas necesitan  cada vez mejores profesionales en todos sus puestos, y al no encontrarlos en las universidades públicas han tenido que ingresar al espacio educativo, promoviendo la creación de universidades con los más altos estándares educativos.

Cuando comenzaron las jornadas de la reforma educativa en la década de los 80, impulsadas en el período de la rectora Ana Belén Castillo, fuimos invitados a participar en nuestra condición de director de medio y pude compartir en varias jornadas donde tuvimos la oportunidad de aportar algunas sugerencias. Una de ellas fue que en los futuros consejos universitarios del Alma Máter debían participar por lo menos dos representantes del sector empresarial hondureño: uno por el COHEP y otro por las Cámaras de Comercio. Mi argumento, que fue bien visto, era que la Universidad Nacional debería preocuparse por egresar profesionales con capacidad para ocupar los diferentes cargos en las empresas. Y argumenté que, si para un sector debían producir las universidades las futuras generaciones de profesionales, era para el sector empresarial. Mi pensamiento expresado era que, al participar en las empresas los profesionales se nutren de experiencias y terminan de capacitarse para liderar nuevas empresas o formar las suyas para iniciar un desarrollo progresivo del país desde la plataforma del empresariado.

La idea quedó escrita en las reformas universitarias, pero en los años siguientes hubo poco interés en integrar a empresarios al Consejo Universitario, lo cual es lamentable, porque hay empresarios muy bien preparados que desde el Consejo Superior Universitario pueden aportar mucho al desarrollo de la educación superior hondureña. Por eso nos parece un paso afortunado el que ha dado la Fundación Nasser, una organización empresarial con más de 22 años de trabajar en el desarrollo de Honduras. Unirse a UNITEC y CEUTEC es una alianza importante que le significa un aporte directo a la educación superior de nuestro país, por el interés que existe en este tipo de empresas que se manejan en las más rigurosas esferas competitivas del continente, de captar en sus filas a los profesionales formados con los estándares internacionales de calidad.

Por su parte UNITEC y CEUTEC ganan un copioso prestigio al contar con el liderazgo de Fundación Nasser, lo cual ha sido expresado por su presidente, Rosalpina Rodríguez, quien ha celebrado la llegada de la prestigiosa fundación para conformar una alianza con un solo propósito: contribuir con el desarrollo de Honduras mediante una educación universitaria de calidad. En esta fusión se ve el valor que tiene la educación para el sector empresarial más visionario que tiene nuestro país, para el que es imprescindible perseguir la calidad académica para nuestras universidades, las que deben contemplar aspectos fundamentales como la innovación, la investigación, el emprendimiento y el compromiso con el país, aspectos que son indispensables para tener buenos centros educativos superiores.

Probablemente en el escenario actual, sumidos como estamos en la pandemia y en el evento político que busca robustecer la democracia, este acto de suprema importancia pasó sin la celebración que requería dada su enorme trascendencia. Pero suele suceder en nuestro país, donde se toma nota y se valoran estos acontecimientos hasta que los vemos convertidos en los grandes modelos de desarrollo educativo.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 10 de marzo de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *