La estocada eléctrica

diciembre 27, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El incremento de energía que se está anunciando en estos días es la estocada más grave que pondrá en peligro a centenares, por no decir a miles de empresas que atraviesan un estado de agobio financiero por todos los males que se han acumulado en estos dos años en que, como si la pandemia fuera poca cosa, dos huracanes devastadores terminaron de complicar el ámbito financiero del país. La factura de la corriente eléctrica es un peso demoledor por la tarifa que estamos pagando los hondureños, que en comparación con la que hay en los demás países, es uno de los servicios más caros que cada vez hace imposible que las empresas hondureñas sea competitivas.



Salimos muy mal parados con la empresa colombiana que se contrató para mejorar el sistema de distribución de la energía, nuestro país no ha podido superar los niveles de deficiencia de la corriente eléctrica que recibimos todos los sectores, hoy el voltaje sube y baja sin que se puedan evitar los daños que sufren los diferentes aparatos, tanto en las empresas como en las residencias y viviendas en general. El nuevo gobierno que deberá asumir la conducción del país a partir del 27 de enero debe tener en cartera que enfrentar la crisis en que está sumida la empresa de energía eléctrica es uno de los desafíos de país más urgentes que debe ir analizando cómo resolver desde ahora.

La empresa EEH es poco o nada lo que ha hecho para mejorar el suministro eléctrico, cada vez el servicio ha venido en un declive que se manifiesta no solo en la mala calidad sino en la forma de cobro promediado que le garantiza a esa empresa un retorno anticipado del pago que debemos hacer  los usuarios, pero que no sabe corresponder con la mejoría del suministro y con un precio razonable del consumo. En cambio, cuando se habla de un incremento de la tarifa no hay argumento que lo sustente, porque el costo de los combustibles a nivel internacional tiene una fluctuación constante que es favorable.

El cobro de la factura eléctrica es el más pesado de los impuestos que cargamos los hondureños, tanto empresas como ciudadanos, por eso se explica que centenares de empresas han migrado a producir su propia electricidad, no obstante las inversiones que deben hacer para adquirir generadores de diferente naturaleza, con lo cual se libran de dos males: recibir un servicio deficiente y tener que pagar las facturas con costos promediados que, es el sistema atracador de cobro anticipado que vino a implantar a Honduras la EEH de Colombia. Esta empresa ni siquiera ha podido disimular que su mayor interés no es proporcionar a los hondureños un servicio eléctrico de calidad, sino cobrar por adelantado a los usuarios a través del modelo de cobro promediado, que no le da posibilidad de respirar al consumidor en los siguientes diez días, cuando ya le impone el cobro adelantado del siguiente mes. Este es un sistema de cobro de servicio, tan arbitrario como ilegal, que fue permitido por las autoridades hondureñas desde un principio, con lo cual los grandes perjudicados son las empresas que dependen de la energía suministrada por la ENEE, así como la generalidad de los hondureños que no hayan solución cuando les llegan los cobros montados sin que haya transcurrido el siguiente mes.

Esta es una forma de ponerle la soga al cuello tanto a las empresas como a la población en general, porque efectivamente debemos pagar la energía consumida, pero al montar el cobro del siguiente mes sin que haya vencido el segundo mes, hay un delito, aunque esta forma de ahorcar a los usuarios esté contemplada en un contrato que no es ley de la República. Lo curioso es que por más terminología incomprensible que use la EEH para explicar el cobro promediado, por más explicaciones adormecedoras y traicioneras que escriban en las facturas o en los avisos por los medios, el mordisco ilegal que nos hace esta empresa es ampliamente rechazado por todos los sectores. Este abuso ostensible y repetido de la EEH pareciera que no ha llegado a oídos del gobierno, porque se le permitió mantenerlo a lo largo de la administración.

Ahora está anunciándose algo preocupante como es un incremento del costo de la energía para los primeros días de enero, algo que amerita que llegue al conocimiento del nuevo gobierno. Y como sucede siempre cuando un gobierno va de salida y otro se prepara para asumir, no queda otra salida que lanzar el SOS al gobierno de Xiomara Castro, para que sus emisarios que están muy activos conversando con todos los sectores, procurando imponerse de todos los problemas del país, también se empoderen de la grave crisis del servicio de energía eléctrica. Ya deben ir buscando una solución al problema mayúsculo que es la energía eléctrica del país, que no es una coyuntura estructural sino un problema que han arrastrado los diferentes gobiernos, desde que Mel Zelaya fue presidente en el período 2006-2009.

La deficiencia de la energía eléctrica no es algo que se satanice de último momento, el mal servicio eléctrico que padecemos los hondureños es una lacra que nos afecta a todos desde hace casi dos décadas y no hay un gobierno que haya demostrado un interés supremo en buscarle solución. Y si hay algo que agrava el estado de inseguridad económica para Honduras es el mal servicio de energía eléctrica que tiene en jaque a la economía de toda la nación.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 27 de diciembre de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *