La Educación como máxima prioridad

mayo 28, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La Educación de nuestros niños y jóvenes debe estar presente en el ámbito de las prioridades nacionales en el nivel de máxima prioridad, sin excusas para ningún sector, porque si queremos que Honduras pueda salir adelante y darle a nuestra niñez y juventud un futuro cierto, todos debemos aportar nuestra cuota de sacrificio para que la educación sea un insumo infaltable en nuestra población infantil y juvenil. En una de las experiencias que nos marcó de por vida, como voluntarios en Educación, colaboramos en el gobierno de Carlos Flores, en el Programa de Educación Comunitaria (PROHECO) que dirigió el viceministro de Educación en asuntos técnicos, nuestro amigo y ex compañero de aulas Armando Euceda. Con otro buen amigo y también ex compañero de aulas, Pedro Saavedra, siendo rector de la UPN, nos integramos de manera incondicional a PROHECO, y fuimos a conocer la experiencia del programa similar que se desarrollaba en El Salvador, llamado simplemente “Educación Comunitaria (EDUCO)”, que recibía una alta valoración de los organismos internacionales cooperantes como el Banco Mundial.



En San Salvador, nos entrevistamos con la fundadora de EDUCO y con la directora en funciones, ambas profesionales con un alto nivel de ejecución, calificadas como profesionales brillantes y eficientes. La ex directora de EDUCO, Cecilia Gallardo, nos contó que durante la guerra intestina que libró el FMLN buscando derrocar al gobierno salvadoreño, el comandante Shafik Handal, ordenó a sus camaradas que respetaran las zonas escolares, para no afectar el desarrollo del proceso educativo. Nos dijo la ex ministra salvadoreña y ex directora de EDUCO, Cecilia Gallardo, una dama de la alta alcurnia salvadoreña, comprometida con la educación de su país, que la nación salvadoreña apreció aquel gesto de los guerrilleros marxistas del FMLN, que estaban librando su guerra buscando derrocar al gobierno y al ejército salvadoreño, pero aun con semejante propósito político, nunca antepusieron el interés supremo del país, que era la educación de los niños salvadoreños.

Aquel relato de la ex ministra Cecilia Gallardo, en aquel momento no nos pareció tan trascendente, porque junto con Armando Euceda y Pedro Saavedra, nos dedicamos a recorrer el pequeño país en dos días, conociendo los sitios referenciales donde EDUCO  había alcanzado su mayor avance. Así que de San Salvador, fuimos a Santa Ana, San Miguel y Santa Tecla, donde conversamos con  padres de familia y maestros salvadoreños, que se mostraron contentos al ver que en Honduras las autoridades y la sociedad estábamos dándole seguimiento a su exitoso programa educativo EDUCO.

Tiempo después le escuchamos al empresario Adolfo Facussé, un relato que nos confirmó lo que nos había contado la ministra Cecilia Gallardo. Fito Facussé, primo hermano de Shafik Handal, en un programa televisivo contó que le tocó atender a su primo Shafik en una visita que le hiciera en Tegucigalpa. Mientras se desplazaban por una calle de la capital observaron que una cantidad de maestros hondureños marchaban anunciando que paralizaban las clases porque el Ministerio de Educación quería privatizar el sistema educativo, el mismo cuento de siempre de los gremios para conseguir sus objetivos. Asombrado Shafik Handal, contaba Fito Facussé, le dijo que los paros de maestros no debían permitirse porque perjudicaba a los niños y jóvenes que no tenían porqué sufrir las consecuencias. El comandante Shafik Handal tuvo enfrentamientos serios con la asociación nacional de educadores salvadoreños (ANDES) cuando paralizaban las clases por cualquier motivo, habiendo llegado a un acuerdo, que si la guerrilla del FMLN había declarado intocables las zonas escolares, para garantizar que los niños salvadoreños recibieran clases, que no fueran los maestros los causantes del daño a la niñez, con sus paros escolares. A los maestros salvadoreños no les quedó más que recibir el mensaje y a partir de aquel momento la orden del día de la guerrilla marxista salvadoreña fue: cero paros en Educación.

Contamos este tramo histórico de la educación salvadoreña, porque fuimos testigos de este hecho real, que escuchamos en El Salvador y en Honduras, en momentos en que el gremio magisterial con el sambenito de que el gobierno quiere privatizar la Educación, deja a la niñez sin educación.

El magisterio nacional perfectamente puede accionar de otra manera en sus peticiones al gobierno, pero sin cometer el gravísimo pecado de dejar sin el pan del saber a miles de niños del sistema de educación pública. Porque, crean la mayor injusticia con estos miles de niños que quedarán en suprema desventaja frente a los niños que tienen la dicha de asistir a una escuela privada, donde no hay paros de labores, porque al profesor que no asiste a dar clases sin justificación se le aplica la regla del despido.

Estamos a menos de la mitad del año escolar y con estos paros injustificables, porque el gobierno ha reiterado que no hay intenciones de privatizar la Educación, nuestros niños son los que vuelven a sufrir las consecuencias de la intransigencia gremial. Por eso, es obligatorio contarles a los dirigentes magisteriales, que en El Salvador, aun en tiempos de guerra intestina, los mismos guerrilleros eran los más preocupados porque los niños recibieran sus clases sin ninguna interrupción.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 28 de mayo de 2019.