La economía sin perjuicios partidistas

diciembre 14, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Uno de los retos de todo gobierno que asume los destinos de un país es garantizar la estabilidad política, económica y social, partiendo de que al haber nuevos equipos de funcionarios que, aunque tengan capacidad profesional, entran al escenario de la realidad a someterse a pruebas que son diferentes a lo que ellos han manejado. Incluso, en los equipos de gobierno puede haber personas con experiencia en administraciones anteriores, pero como los tiempos cambian, así también las situaciones son distintas. Los funcionarios que ya se mencionan para el gobierno de Xiomara Castro, han tenido experiencias en pasadas administraciones, nada más que en tiempos diferentes. Hoy estamos en medio de una pandemia sin precedentes en el mundo, los hondureños venimos de ser sacudidos por dos huracanes que nos azotaron en forma consecutiva. Son tiempos distintos a los que vivieron Hugo Noé Pino, Rebeca Santos y otros ex funcionarios.



Nos llamó la atención una declaración emitida por el joven Héctor Zelaya, hijo de la Presidenta electa, sosteniendo que ya están trabajando por garantizar la estabilidad económica de Honduras, lo cual es esperanzador, porque es la primera declaración que escuchamos en ese sentido: trabajar por la estabilidad económica del país. Esto ya suena a congruencia, significa que hay cabezas pensando en lo que necesita Honduras. Esto es bueno, porque es lo que quieren escuchar los inversionistas que son los que aportan capital para invertir, que es lo que produce nuevas fuentes de trabajo.

Como decíamos ayer, el gobierno debe enviar señales coherentes como esta que habla de trabajar por la estabilidad económica, sobre todo en estos días cuando a nombre del gobierno hablan algunos gurús recién llegados al gobierno, que hablan de revisiones y decisiones que competen al alto nivel del gobierno, pero que anunciadas por los subalternos es pura charlatanería. Pero, si lo dice el coordinador del gobierno que tiene la condición de ser hijo de la Presidenta electa, ya es otra cosa. Manejar la economía de Honduras en tiempos de pandemia requiere un comportamiento cuidadoso, porque como lo ha expresado el Dr. Ravi Gupta de Cambridge, esta pandemia saldrá del planeta hasta finales del 2023, cuando el 90% de la población mundial esté vacunada, y sentimos que con la aparición de las variantes del COVID-19, el vaticinio del Dr. Gupta tiene un error de cálculo debido a que hay millones de personas en el mundo que rechazan ser vacunados.

La verdad es que nadie sabe con certeza cuando será erradicada la pandemia, de repente cuando pensamos que el COVID-19 retrocede, reaparece con nuevas variantes y eso hace que la economía no termine de reactivarse. Y nos obliga a continuar con ciertos hábitos adquiridos en esta pandemia, como el teletrabajo y las entregas a domicilio, que van a perdurar por más tiempo. Eso nos hace pensar que si el gobierno no tiene claridad de cómo se debe manejar la dirección de la economía, lo menos que le queda por hacer es tomar las medidas para lograr la estabilidad económica del país. Nadie, en ningún país tiene una respuesta preparada para estos acontecimientos que son verdaderos terremotos. Estos son momentos delicados, por lo tanto en el gobierno de Xiomara Castro debe haber una cabeza que en forma pragmática ponga rumbo en el fundamental aspecto de la economía. Creemos mucho en los conceptos del economista John Maynard Keynes, porque el siempre creyó que lo fundamental en las medidas de un gobierno era preocuparse por adoptar medidas que terminaran poniendo dinero en el bolsillo de los ciudadanos. Porque al final de cuentas todo está determinado porque una persona obtenga los ingresos necesarios para sostenerse y sostener a su familia. Keynes decía que la economía tiene futuro si quienes la dirigen no tienen perjuicios partidistas. Y a eso nos referimos cuando recogemos la declaración de Héctor Zelaya, al expresar que los equipos de gobierno están trabajando para buscar la estabilidad económica del país. Esto ya es un enunciado serio del nuevo gobierno, porque hasta ahora lo que hemos oído de Pedro Barquero y de otros peones pequeños del nuevo gobierno son bravuconadas que hablan de revisión de contratos de empresas como Palmerola, que está funcionando, y de las zonas de empleo que operan bajo contratos que están sujetos a leyes de la República.

Estando en época de Navidad vivimos una chicha calma, producto de que la población cree que el nuevo gobierno con nuevas políticas de Estado, conforme las promesas de campaña, hará lo producente que nos lleve a mejorar la economía, pero hay que poner en cintura a los contraproducentes que hablan hasta por los codos, como si fueran miembros del primer nivel del gobierno. Estas personas deberían enjuiciarse y saber en qué ladrillo están parados. El gobierno de Xiomara Castro tiene un sello familiar y por lo que vemos a partir de febrero del 2022 todos los que están desbocados, disparando declaraciones como si fueran apéndice de la familia Zelaya, podrían verse desconectados del poder más temprano de lo que se imaginan.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 14 de diciembre de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum