La contraparte de la tecnología

enero 14, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El desarrollo que ha alcanzado la tecnología es demoledor en todo sentido, tanto en los beneficios que derrama en los diferentes campos donde la humanidad no puede avanzar a ritmo acelerado si no es con el apoyo tecnológico, como en una serie de aspectos negativos que por la afición y el apasionamiento que crean ciertos juegos en los niños y adolescentes pueden llevar hasta la muerte. No hay día que no aparezcan noticias de suicidios y homicidios protagonizados por adolescentes y niños que viven hipnotizados por las mecánicas de los videojuegos, en los cuales se sumergen queriendo ser los personajes de los mismos juegos.



La última tragedia por esta causal ocurrió la semana pasada cuando un niño de once años, inspirado o atrapado en uno de estos videojuegos, en una escuela de la ciudad mexicana de Torreón, disparó en el interior de su escuela matando a una persona e hiriendo a seis, y luego se quitó la vida disparándose. ¿Qué videojuego tan fatal llevó a este niño a tomar tan trágica decisión de acabar con varias vidas, incluyendo la suya? Por la seducción diabólica que estos videojuegos crean en las frágiles mentes de los niños y adolescentes se contabilizan miles de consecuencias trágicas en que niños y adolescentes matan y luego se quitan la vida.

¿Qué ha inspirado la mente diabólica de los creadores de estos fatídicos videojuegos para llevarlos a la fantasía diabólica de poner a los niños y adolescentes en la condición de asesinos y suicidas? La mente de la humanidad es tan dispersa y tan diversa que aunque los profesionales de la psicología y la siquiatría brinden toda clase de interpretaciones sobre estas conductas aberradas, lo cierto es que los expertos creen que la mente humana por naturaleza, cuando es mal orientada y trabajada mediante una inducción negativa, es capaz de provocar las acciones más aterradoras como cuando un niño o un adolescente dispara a mansalva contra sus compañeros, amigos o parientes, hasta terminar con su propia vida.

Los videojuegos que abundan merced a la tecnología desarrollada, en su mayoría contienen una esencia instructiva que ayuda a los niños y adolescentes a perfeccionar otros idiomas, a mejorar su capacidad cognitiva para razonar más rápido al momento de hacer sus tareas, y como entretenimiento hay algunos de estos juegos que son inofensivos, pero hay otros que exaltan la tendencia a eliminar a otras personas y seres mediante el uso de poderosas armas. En forma instintiva los niños juegan y se divierten apretando el control para eliminar a los supuestos malos en el juego, he allí la inducción para simpatizar con la muerte a otras personas, el niño se divierte matando a los que cree son los malos del videojuego.

Los videojuegos están en todos los aparatos tecnológicos a los que los niños y adolescentes tienen acceso en la actualidad, ya sea porque sus mayores se los regalan en las diferentes festividades o porque los adquieren por su propia cuenta mediante sus ahorros. Todo videojuego inspirador que conduzca a la eliminación de personas y demás seres, deforma la mente de los niños y adolescentes que los usan como fuente de diversión. Como no hay forma de regularlos ni mucho menos prohibirlos, los peores videojuegos están al alcance de los niños y adolescentes, causando un estrago social de graves repercusiones como es inducir a personas que por su edad joven no alcanzan a tener el suficiente discernimiento para entender que un juego cuya mecánica impone eliminar y matar, no es instructivo, y por lo tanto no es bueno.

Pero como la revolución tecnológica es un tren de alta velocidad, y no hay señal ni estación dentro de la misma mecánica tecnológica del videojuego que lo frene en el momento que se convierta en una amenaza, al inducir a los practicantes infantiles y juveniles a matar y a matarse, la única contención es la supervisión y si se quiere,  la vigilancia asidua de los padres de familia. Cuando estos se desaprenden de sus hijos, niños o adolescentes, y los dejan que a su libre albedrío se entretengan de la forma más independiente con estos videojuegos, es cuando más latente está la amenaza si el niño o adolescente pasan hipnotizados con el desarrollo del juego que incita a la muerte.

La herencia de estos videojuegos es una buena cantidad de incidentes mortales, en los que niños y jóvenes matan a otras personas y se suicidan, o toman la fatal determinación de quitarse la vida porque el videojuego lo induce a esa fatalidad. Por infortunio no hay ser en el planeta que tenga capacidad para controlar este avance mortal de la tecnología en los videojuegos que siguen proliferando, fabricados por autores que se inspiran en la muerte como entretenimiento infantil y juvenil. Las leyes de los países quedan como retaguardia para frenar estos juegos aberrantes, pero los legisladores no quieren correr el riesgo de ser acusados como diputados arcaicos y temerarios, que atentan contra los avances tecnológicos. Y la muerte seguirá rondando, metida en la mente de los niños y adolescentes que se fanatizan con los videojuegos.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 14 de enero de 2020.