La Casa Blanca critica el retraso de las elecciones legislativas en Hong Kong

julio 31, 2020

Estados Unidos

La Casa Blanca criticó este viernes la decisión de retrasar las elecciones legislativas en Hong Kong por «socavar el proceso democrático», apenas un día después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, sugiriese retrasar las generales en EE.UU. previstas para el 3 de noviembre.



«Condenamos la decisión del Gobierno de Hong Kong de posponer un año sus elecciones al consejo legislativo y descalificar candidatos de la oposición», dijo Kayleigh McEnany, portavoz de la Casa Blanca, en rueda de prensa.

«Esta acción socava los procesos democráticos y las libertades que han apuntalado la prosperidad de Hong Kong, y solo es la muestra más reciente en una creciente lista de promesas rotas por Pekín, que prometió autonomía y libertad al pueblo de Hong Kong», agregó.

Curiosamente, el presidente estadounidense, Donald Trump, sugirió este jueves algo similar: que las elecciones presidenciales, previstas para el 3 de noviembre, se retrasen basándose en dudas no demostradas sobre la inseguridad del voto por correo y pese a que debería contar con un apoyo mayoritario del Congreso para ejecutar ese plan inédito y al que se opusieron demócratas y republicanos.

La jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, anunció este jueves que pospondrá durante un año las elecciones legislativas de la ciudad, previstas inicialmente para el próximo 6 de septiembre, por el «riesgo sanitario extremo» que supone la tercera oleada de contagios de la COVID-19.

Entre las razones esgrimidas para aplazar los comicios destaca el riesgo de contagio debido a la aglomeración de votantes y trabajadores en los colegios electorales o la imposibilidad para los hongkoneses residentes en el exterior de regresar para votar debido a la obligación de guardar dos semanas de cuarentena.

Esta «necesaria» decisión, apuntó Lam, cuenta con el «apoyo total» del Gobierno central de China.

No obstante, tanto el movimiento prodemocrático como algunos de sus comentaristas políticos afines creen que la decisión no tiene tanto que ver con la pandemia como con la intención del Gobierno -y de las autoridades de Pekín- de evitar que la oposición se haga con la mayoría de escaños en el Consejo Legislativo de la ciudad.