Justicia por propia mano

julio 9, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Lo ocurrido en la comunidad de Yusguare, Choluteca, es algo grave que debe ser aclarado por las autoridades, por la repercusión negativa que tiene sobre nuestro país, porque además de los baldones que nos caen desde varios lados, que se diga que también somos un país donde la ausencia de autoridad hace que las personas se tomen la justicia por sus propias manos, nos traerá el señalamiento internacional, tratándose de un ciudadano extranjero de nacionalidad italiana, muerto a golpes por una población enardecida que no cree en la ley ni en la autoridad y decidió hacer justicia por mano propia.



En la antigüedad existió la Ley del Talión, que contemplaba una especie de justicia del pueblo, cuando alguien cometía un delito. Un hombre que le sacaba el ojo a otra persona, era castigado con el mismo daño, de donde se deriva el dicho «ojo por ojo, diente por diente». El código de Hammurabi tenía esta ley como la herramienta legal de aquellos tiempos para castigar los delitos comunes. Con el correr de los años, en la medida que las naciones y las sociedades se modernizaron, también las normas del Derecho lograron superar los tiempos de la barbarie, cuando las personas creían que era un derecho hacerse justicia por mano propia.

Lo acontecido en Yusguare es producto de la barbarie humana, inconcebible en pleno siglo XXI. El occiso no era un desconocido, según ha trascendido era un ciudadano muy reconocido en la región italiana donde nació, donde hizo una carrera deportiva sobresaliente que culminó como entrenador de futbol hasta el momento en que escogió a Honduras para vivir y trabajar como asesor de empresas inversionistas en el sector donde se había establecido. La causa de su muerte violenta atribuida a una golpiza salvaje que le propinó una turba enardecida, por creer que el italiano había matado a un indigente del pueblo, porque había destrozado unas plantas en el corredor de la vivienda del italiano, no es razón para un desenlace horrible que nos mancha como país que vive bajo un ordenamiento jurídico.

La ceguera de los pobladores de Yusguare que participaron en este acto lleno de salvajismo, no es la forma de cobrar justicia. Esta acción es inadmisible en cualquier sociedad moderna donde hay leyes para castigar los diferentes tipos de delito. Si había sospechas que el italiano fue el autor de la muerte del indigente, la autoridad del pueblo de Yusguare tuvo que haber intervenido oportunamente para detener al italiano y ponerlo a la orden de los tribunales. La acción tardía de las autoridades concede espacio y tiempo para que sucedan episodios terribles como el de Yusguare, comunidad que queda expuesta ante el mundo entero como un lugar peligroso donde la gente mata para hacerse justicia, sin permitir la intervención de las autoridades para investigar y aplicar la ley.

A estas alturas las autoridades deben proceder a detener a todos cuanto participaron en este acto de barbarie humana, sin dejar a ningún sospechoso fuera del alcance de la ley, porque se trata de un acto justiciero que implicó violar la ley de una manera flagrante. Actos como el asesinato de personas sospechosas de haber cometido un crimen, son totalmente ilegales, incluso si el sospechoso del delito original resulte ser culpable. No se debe permitir en ningún momento o lugar la justicia por mano propia porque es contrario al derecho. Lo que pasó en Yusguare es la ley de la selva, donde los seres irracionales se vengan de otros que han acometido contra uno de los suyos.

Las consecuencias del acto violento terminan por envolver en la ira a toda una población, como está pasando en Yusguare, porque aunque el italiano tenía antecedentes de mal carácter, nadie había acudido antes a los tribunales a denunciarlo o a interponer una acción por comportamiento indebido. Ahora el caso entra en una etapa candente porque la población, que ya saboreó la justicia por mano propia, se lanza a exigir que liberen a varios de sus conciudadanos detenidos por participar en el linchamiento del ciudadano italiano. Vean las consecuencias inesperadas de un acto que solo ocurre en un país donde hay ausencia de autoridad, que es la aproximación a un Estado donde los organismos que deben impartir justicia brillan por su ausencia.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 9 de julio de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *