Jugar con el dolor humano

septiembre 16, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El hallazgo de niños hondureños, de muy corta edad, que han sido abandonados por personas, que se supone son sus padres u otros familiares, en lugares fronterizos entre México y EEUU, indignan por la desnaturalización del abandonamiento, sabiendo que toda esa zona fronteriza está plagada de bestias salvajes y víboras venenosas, aparte que merodean grupos criminales que no tienen una pizca de piedad para explotar a toda persona que encuentran cruzando la frontera, a base de crueldades sin importarles la edad, con el fin de obtener recompensas a cambio de sus vidas. Los últimos dos cuadros de niños hondureños, pequeños, encontrados entre las malezas, apenas de meses y pocos años, producen dolor, indignación y pena, al no concebir que haya padres o familiares que usen a sus descendientes como escudos para cruzar la frontera.



Si hay un término para calificar a esas personas es el de «canallas», personas sin alma y de mal proceder, que han perdido por completo su dignidad y su sentimiento, pues no de otra forma se puede explicar que recurran a sus pequeños hijos o familiares para usarlos como una forma de blindar su paso por  la frontera, para lograr su objetivo de llegar a EEUU. Estas personas no buscan hacerse un futuro en ningún lugar, son delincuentes en extremo, criminales que no deben ser aceptados en calidad de migrantes en ninguna parte, porque de antemano se sabe que donde lleguen seguirán cometiendo delitos de todo tipo.

Como estas personas se integran a las caravanas de migrantes, que son incitadas por instigadores profesionales, la raíz de este mal comienza en nuestro país, pudiendo ser fácilmente identificadas, porque usan las redes sociales para convocar a la gente sencilla, a la que le hacen creer que cruzar la frontera es más factible si se acompañan de menores, porque aun entre los duros agentes fronterizos de EEUU, hay corazones nobles que se apiadan de los cuadros desgarradores, al ver a mujeres con niños de pan en mano que han pasado días sin probar comida y agua, a punto de morir por inanición.

Instigar y promover las caravanas de migrantes se ha vuelto un lucrativo negocio inmoral que se coordina desde Honduras conjuntamente con los coyotes que cobran sumas en dólares a los interesados, por facilitarles el paso por la frontera. Y aunque hay muchos que lo logran, la mayoría resulta esquilmada porque ni consiguen pasar a EEUU ni recuperan el dinero pagado a los coyotes. Y a los que peor les va en esta aventura incierta, si resultan capturados por criminales feroces, hambrientos por reclamar recompensas en dólares, reciben tormento y crueldad, hasta que sus pobres familiares que se quedaron anidando esperanzas e ilusiones en las remesas que nunca recibirán, en una desesperación sin nombre tienen que recurrir a vender o empeñar sus pocos bienes para poder reunir las cantidades exigidas por los criminales secuestradores, y salvar la vida de sus desafortunados familiares migrantes que no consiguen pasar la frontera y su retorno al país los encuentra con sus parientes desplumados que tuvieron que deshacerse de lo poco que les quedaba.

Además hay muchos inescrupulosos aprovechados que sacan buena partida de los migrantes establecidos en EEUU, en esas personas la inescrupulosidad no tiene límite, apelan al buen sentimiento que cultivan los hondureños que han logrado establecerse en diversas ciudades de EEUU, llegando a ellos por medio de las redes sociales, solicitando y obteniendo sumas de dinero con la promesa de ayudar a personas de escasos recursos que han sido afectadas por los recientes fenómenos naturales. O piden para aliviar la pobreza de personas que viven en lugares marginados donde la pobreza es la compañía diaria. Desde luego que nada de lo que solicitan y perciben llega a los supuestos beneficiarios que solo son utilizados como argumento para timar a los migrantes establecidos en EEUU.

Algo tienen que hacer las autoridades para impedir este modelo de timo que han puesto de moda individuos inescrupulosos que se han enriquecido obteniendo dinero de los migrantes establecidos en EEUU, usando a los pobres que confían en ellos para que vendan su condición de pobreza para pedir dinero, dinero que no reciben porque los bribones que se han vuelto profesionales del timo, se quedan con las donaciones. Para los migrantes y hondureños en general que se han establecido en EEUU, Canadá y otros países, el consejo para no ser esquilmados por estos bribones inescrupulosos, es que no se presten fácilmente a darle dinero a cualquier sujeto que aparece en las redes sociales. Lo aconsejable es que si quieren ayudar a quienes lo necesiten, busquen una vía confiable para poder hacer llegar sus donaciones a quienes quieran favorecer por alguna circunstancia.

No permitan que sujetos malnacidos se aprovechen de su bondad, entregándoles dinero para atender supuestos fines caritativos. En la medida que atienden las peticiones de dinero de estos perversos, contribuyen a favorecer esta delincuencia fomentada por las redes sociales, donde se hace de todo, desde grandes obras hasta grandes delitos. Pero sobre todo, donde jugar con el dolor humano es un deporte demoníaco.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 16 de septiembre de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *