Irak pide no ser campo de batalla en conflicto entre Estados Unidos e Irán

enero 8, 2020

 

Irak 



El Gobierno de Irak deploró los ataques iraníes contra bases militares iraquíes con presencia de Estados Unidos y pidió de forma unánime a Washington y Teherán que no conviertan su territorio en un campo de batalla para la escalada de tensión entre ambos.

Bagdad, que ya condenó el ataque de EE.UU. el pasado viernes en su suelo, salió este miércoles a reprobar la respuesta de Teherán por los mismos motivos.

Para un país sumido en una concatenación de conflictos desde hace décadas, no han servido de excusa ni el hecho de que no haya habido bajas en estos ataques con misiles ni que Irán le hubiese avisado en un mensaje oficial de los mismos, tal y como confirmó en un comunicado el primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi.

Tras la caída de proyectiles en las bases de Ain al Asad, en la provincia de Al Anbar (oeste), y Harir, en el Kurdistán iraquí (norte), el dirigente dimisionario y también comandante de las Fuerzas Armadas iraquíes llamó a las partes a la “contención” y a hacer primar la “razón”.

En este contexto, su Ejecutivo trabaja para “evitar una escalada” y “cualquier violación de la soberanía” iraquí, según la nota de la oficina de Abdelmahdi.

En esta línea, también el presidente del país árabe, Barham Saleh, pidió moderación y autocontrol para “evitar cualquier choque militar en el territorio de Irak y meter a los iraquíes en una nueva guerra”.

“La Presidencia reitera su rechazo de las violaciones repetidas de la soberanía nacional y que el país se convierta en un campo de guerra para las partes beligerantes”, dijo la oficina de información de Saleh en un comunicado citado por la agencia de noticias estatal iraquí INA.

Ante el aumento de las tensiones y pese a que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseveró en un discurso a media tarde que su país está preparado “para abrazar la paz con todos aquellos que la buscan”, el Ministerio de Exteriores iraquí también llamó al “autocontrol”.

Siguiendo la estela de Saleh, el departamento pidió a la partes implicadas que no conviertan el territorio iraquí en “un campo de guerra para rendir sus cuentas”, además de calificar el ataque de anoche como una “violación” a su soberanía.