iPad Mini Retina, potencia comprimida

noviembre 23, 2013
El mismo tamaño, pero con la definición y la potencia gráfica multiplicada por cuatro, esa es la gran virtud de la versión renovada del iPad Mini. Se mantiene el precio, a un precio que está vez sí está justificado con la inclusión de la pantalla de alta definición. Cuando nació hace un año la tableta de pequeño formato de Apple se equipó con el procesador del iPhone 4S, cuando ya existía el 5, y la pantalla sencilla. Aún así fue un éxito de ventas, pero faltaban avances para justificar su compra más allá de la estética.

En esta ocasión sucede lo contrario, la última tecnología va dentro. La mejor pantalla de la casa (2048×1536 píxeles en 7,9 pulgadas) y el procesador de 64 bits. Por fuera es similar, con el uso gana muchísimo. No solo en juegos, donde se exprime toda la potencia del procesador y la definición de la pantalla, sino también al leer, ya sea un libro o una página web. Las letras están mejor marcadas, más afinadas, también las tonalidades.

Aunque teóricamente la batería tiene la misma duración, 10 horas, sí da sensación de dar más de sí en esta versión. La conexión a redes wifi es más sencilla, apenas se nota la demora y tanto en Facetime (la videoconferencia nativa de Apple) como con Skype, se aprecia un sonido más limpio gracias al uso de dos micrófonos.
La mejor experiencia se consigue cuando se retoca una fotografía o, más sorprendente si se edita un vídeo con iMovie, programa que ahora viene gratis. A medida que los desarrolladores, como ya sucede con el iPhone 5S, adapten las aplicaciones, las diferencias serán más notables.



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *