Injerencia de la UFECIC en el Poder Judicial

mayo 27, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La injerencia de la UFECIC evidenciada el pasado fin de semana, al pretender recusar a la jueza del tribunal contra la corrupción con una causa inexistente, buscando poner a una persona que encajara con el pensamiento ideológico del coordinador de UFECIC, es una intromisión con ribetes de escándalo, por la osadía de usar una razón alejada de la verdad, extremo que fue comprobado por el Poder Judicial, que desde el primer momento no permitió el manoseo que pretendía hacer el coordinador de la UFECIC, que no se ha preocupado en ocultar su simpatía por el Partido Libertad y Refundación, LIBRE.



En un mensaje en twitter, el coordinador de UFECIC, desdiciendo la seriedad conque debe actuar una sección del Ministerio Público, colgó un mensaje acusatorio buscando hacer presión, como lo hacen las organizaciones de izquierda que se especializan en crear confusión para distorsionar los procedimientos correctos. El mensaje de la UFECIC decía: «guardias de juzgados en materia de corrupción, nos sacaron y no dejaron bajar cajas de documentos por el sótano, pretenden que la prueba sea descargada en la vía pública. Según lo manifiestan «es orden de arriba», cosa que no pasó con la defensa… ¡esto no puede ser!

El Juzgado Penal en materia de corrupción del Poder Judicial, en forma contundente desmintió al coordinador de la UFECIC con el boletín aclaratorio siguiente: «El Poder Judicial de Honduras informa a la ciudadanía que en vías de un correcto desarrollo de la audiencia inicial en el juzgado de letras en materia de corrupción, no se le ha prohibido el acceso a los fiscales y tampoco se ha impedido el correspondiente traslado de las pruebas que presentarán en el caso; a todas las partes procesales se les dio la posibilidad de ingresar sus pruebas como de costumbre. Por lo que es FALSO que exista una orden de imposibilitar su trabajo».

Como la UFECIC recusó a la juez del tribunal contra la corrupción, aduciendo que tenía una denuncia en la inspectoría de tribunales, relacionada con el caso, el Poder Judicial declaró inadmisible la recusación de la funcionaria, acompañando un boletín por la misma vía en que el coordinador de UFECIC hizo la presión, con el siguiente mensaje: «registros oficiales de la Supervisión Nacional del Poder Judicial revelan con certeza que no existe hasta este momento, ninguna denuncia en contra de la Juez de Letras en Materia de corrupción que conoce el último requerimiento presentado por la UFECIC».

Trasladamos al público estos mensajes, para que tenga una idea de cómo se trató un asunto específico, que si bien se da en el marco de la lucha contra la corrupción, no se concibe en el debido proceso un manoseo como el que se observó de un operador de justicia que no tiene facultades para cometer injerencia en el Poder Judicial ni en el mismo Ministerio Público. La justicia para que sea una verdadera justicia, debe estar desligada de la contaminación del interés sectario de determinado operador que, por razones políticas, quiera manipular el proceso. De este escándalo no se salva el vocero de la MACCIH, señor Luis Guimaraes, quien el fin de semana hizo una declaración que pone en entredicho su seriedad en el cargo, al expresar una barbaridad que solo se espera de un ignorante de la ley y del debido proceso, o de una persona malintencionada que en lugar de ayudar a potenciar las instituciones, no pierde ocasión para torpedearlas y desacreditarlas mediante la fea costumbre de acudir al morbo mediático.

Guimaraes dijo que por una fuga de información no se pudo capturar al ex ministro de SOPTRAVI, Miguel Pastor, un lamento injustificado, que solo corresponde al morbo justiciero de alguien que no quiere hacer justicia, sino daño. En el debido proceso, en aras de que nadie es culpable sino hasta ser condenado en juicio por un juez, la ley le da posibilidad al indiciado de entregarse antes de ser capturado, así lo permite nuestra ley y lo permiten las leyes de todos los países, y como ejemplo ponemos algunos casos recientes de indiciados que se entregaron a la justicia. Los hermanos Rivera Maradiaga (Los Cachiros) se entregaron a la justicia de EEUU, el ex presidente Rafael Leonardo Callejas hizo lo mismo y el abogado Yani Rosenthal de igual manera se entregó a los tribunales en EEUU.

La captura se hace imprescindible, cuando se cree que el indiciado es propenso a escapar para evadir la justicia. Pero igual que en EEUU, la ley le da la posibilidad al indiciado de que se entregue en forma voluntaria, como lo hizo el ex ministro de SOPTRAVI. La forma como el brasileño Guimares se lamentaba, que por la fuga de información, no se hubiera capturado al ex ministro a Miguel Pastor, es parte del morbo justiciero que se vio el fin de semana en la UFECIC, y que por lo visto es el modus operandi preferido de la gente que coordina la MACCIH, casi todos suramericanos que tienen sus migas con personas que llegan a escalar altos cargos en la OEA, mientras en sus países han sido defensores de ex presidentes señalados por la gran cantidad de actos de corrupción, como Cristina Kirchner.

Defendemos la forma como respondió el Poder Judicial, tanto a la UFECIC como a Guimaraes de la MACCIH, pues haberse llamado al silencio hubiera sido un mal precedente para nuestro país, porque el convenio celebrado entre el estado de Honduras y la OEA, fue para que la misión venga a potenciar las instituciones hondureñas, y no a desplazarlas o sustituirlas, porque una institución que se refugia en la pasividad en estos casos, no es ninguna opción de justicia para nadie.

Guimaraes se lamentó que Pepe Lobo no hubiera sido incluido en la lista de personas citadas por el caso SOPTRAVI, responsabilizando de esto al Ministerio Público, lo que aumenta su intención de dejar la justicia en un segundo plano para poner el morbo en primera línea. Guimaraes debe saber que mientras el Ministerio Público no tiene pruebas contundentes contra una persona, no puede proceder en su contra. Tenemos la impresión que los señores de la MACCIH desconocen cómo es el procedimiento en el debido proceso, y si conociéndolo les piden a los operadores de justicia que se salten las trancas de la ley, es porque esa ha sido su norma de actuación en sus cargos anteriores.

Los hondureños debemos estar satisfechos por la forma como están actuando los operadores de justicia, desde sus altos cargos, en contra de las personas involucradas en diferentes actos de corrupción, de las cuales hay una buena cantidad guardando prisión. La actuación de los operadores de justicia debe estar apegada a la ley, porque un fiscal o un juez que se extralimitan en sus facultades, caen en el campo delictivo. También se delinque cuando se distorsiona la aplicación de la ley; por esto hay centenares de jueces y fiscales en el mundo, condenados por abuso de autoridad y distorsión de la ley, por convertir en injusticia la aplicación de la ley.

No se puede pasar desapercibido este grave conflicto institucional ocurrido el fin de semana anterior, que involucró a la UFECIC y la MACCIH contra el Poder Judicial. Es intolerable e improcedente la manera como UFECIC y la MACCIH abusaron con una injerencia inadmisible como si el Poder Judicial y el Ministerio Público fueran organismos deslegitimados. Porque la injerencia, como se dio de parte de Guimaraes y el coordinador de la UFECIC, fue una agresión a sus competencias.

Pretender deslegitimar a dos importantes instituciones, de parte de una unidad subordinada del Ministerio Público como es la UFECIC y la misma MACCIH, pareciera ser la función de personas que dicen querer hacer justicia contra la corrupción, desde la corrupción y la injusticia mismas.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 27 de mayo de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *