Influencer cae en depresión y llora por la pérdida de su cuenta (VIDEO)

abril 11, 2019

Existe todavía la creencia generalizada que este tipo de profesión, establecida en una plataforma digital, no es un trabajo real

 

Estados Unidos



Actualmente el poder ganar dinero en redes sociales se ha convertido en un muy buen negocio. Las cantidades aumentan exponencialmente a medida que el número de seguidores se eleva.

Un influencer con 10 mil seguidores en Instagram puede ganar cerca de 130 dólares por post, cifra que se eleva a los 970 dólares cuando se cuentan con cerca de 30 mil seguidores, mientras que las cuentas con cerca de un millón de seguidores pueden obtener gasta 13 mil dólares por una publicación.

Según los resultados de una encuesta, ser youtuber, influencer, gamer o blogger ya son para el nueve por ciento de los niños las profesiones en las cuáles quieren desarrollarse en el futuro.

Recientemente se reveló que la usuaria de Instagram reconocida como Jessy Taylor y considerada influencer al haber sumado cerca de 113 mil seguidores en su cuenta, publicara un video en pleno llanto en el cual lamenta tener que trabajar luego de que su cuenta de Instagram fuera cerrada.

En el material de poco más de tres minutos publicado en Youtube, Taylor asegura:

No soy nada sin mis seguidores, eran más de 113 mil (…) antes de llevar esta vida era una prostituta y no quiero volver a esa vida.»

Finalmente, desconsolada declaró:

Antes de tenerlo todo en mi vida, era una perdedora, como trabajadora en McDonald´s. No quiero un trabajo normal, como trabajar en McDonald’s porque trabajé allí, pero no quiero volver a esa vida, estoy perfectamente feliz donde estoy.»

El caso podría parecer absurdo, ridículo o congruente, lo cierto es que es un ejemplo interesante para analizar la gran confusión que los trabajaos surgidos alrededor de las plataformas digitales han provocado de manera generalizada.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *