Imposible la democracia sin la política

agosto 27, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Alguien que entienda el valor de la democracia sabrá que sin el ejercicio de la política no hay posibilidad de vivir en el sistema democrático. Sin política no hay democracia y para que haya democracia debe existir la actividad política. La respuesta es afirmativa por los dos lados: si queremos vivir en democracia no podemos renunciar al ejercicio político, porque no hay democracia sin el quehacer político. Algo así como preguntarse quién fue primero, si el huevo o la gallina. Honduras no es el único país que está sufriendo las consecuencias de la pandemia, basta ver a nuestro alrededor como en medio de la pandemia los países se están desenvolviendo en sus distintas actividades, entre ellas la política, asumiendo el riesgo y la obligación de mantener a flote el sistema democrático. República Dominicana eligió a un nuevo gobierno en plena pandemia, EEUU está enfilado a sus elecciones generales en el mes de noviembre, en El Salvador los partidos recién realizaron sus elecciones primarias, hasta el chavismo está convocando elecciones para tratar de quedarse con la asamblea nacional, el único poder que no tiene.



En Honduras hay un calendario electoral que contempla las elecciones primarias en el mes de marzo, del que estamos a solo seis meses, y las elecciones generales en noviembre del próximo año, a un año y medio. El RNP está trabajando a todo vapor en el proceso de enrolamiento de los hondureños para dotarlos de un nuevo documento de identificación, es decir, todo el aparato institucional está caminando, y los partidos no pueden quedarse de brazos cruzados, deben ejercitar todos los músculos, conforme las condiciones actuales se los permite para estar en contacto con los electores. Casi todos los precandidatos están movilizándose, tanto de los partidos tradicionales como de los nuevos partidos, a todos les estamos viendo una constante conexión con los electores en los distintos municipios.

Hay que aclararles a todos los ciudadanos que opinan que este no es momento para hacer política, que no es incompatible realizar el ejercicio político con lo que está sucediendo, lo que no deben hacer los políticos es ignorar la situación, porque a lo que están obligados es a compatibilizar la actividad indeclinable de la política con las necesidades que tienen los hondureños. No es que los políticos tengan que ponerse a repartir bolsas de comida a todo mundo, esta vez los políticos deben plantear sus actividades aprendiendo a manejarse en situaciones difíciles como la que vivimos. Entendemos que resulta muy complicado dedicarse a la política en medio de la crisis sanitaria, sin embargo, la necesidad de mantener la libertad democrática obliga a los políticos a ser ingeniosos y creativos  con estrategias fuera de lo común para establecer conexión con los electores en estas circunstancias, lo que no está permitido es renunciar a la actividad política, porque hacerlo constituye un abandono de la democracia.

Immanuel Kant decía que el hombre no puede renunciar a su inteligencia para garantizar su libertad, e intentando explicarnos estas palabras del filósofo vemos que nunca como hoy aplican al contexto pre electoral en que estamos en medio de una peligrosa pandemia. Los partidos políticos no deben permanecer ociosos creyendo que el maná electoral les vendrá del cielo y que la gente acudirá como siempre a ejercer el sufragio. La gente quiere ver el espíritu de sacrificio de los políticos, por eso nos alegramos al ver los desplazamientos de la mayoría de los aspirantes por diferentes municipios en busca de tener contacto con los electores, llevándoles mensajes y algún apoyo.

Siempre no faltará quien argumente que este no es momento para hacer trabajo político, pero serán pocos los que mantengan esta opinión, porque lo peligroso es no hacer política estando a pocos meses para celebrar elecciones primarias y generales. Abandonar el ejercicio político a estas alturas abonaría el desquicio de creer que en Honduras no habrá elecciones, lo cual es peligroso porque ese pensamiento sustenta la aniquilación del proceso democrático institucional que no ha parado desde 1980. Habrá elecciones primarias en marzo y elecciones generales en noviembre próximo, nadie puede detener ambos procesos y algo que reafirma que estamos caminando en dirección correcta es la constante actividad del RNP que está llevando a cabo el enrolamiento de los hondureños para inscribirse en el censo nacional electoral y obtener su documento de identificación personal para ejercer el sufragio.

Por lo tanto, los hondureños debemos esmerarnos en no bajar los brazos a estas alturas, porque si bien atravesamos dos crisis, una sanitaria y otra económica, renunciar a la libertad intelectual de sostener la democracia sería una grave traición contra Honduras. Siguiendo la filosofía de Kant, debemos asumir todos los riesgos por la obligación de defender la libertad que es la esencia de la democracia, y que está en juego, amenazada por enemigos del sistema que quieren destruirlo usando todas sus artimañas conocidas y no conocidas.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 27 de agosto de 2020.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *