Ídolos de barro

mayo 17, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Ídolos de barro son aquellas figuras que, de manera artificiosa, logran hacerse de una figuración o imagen pública ya sea porque abanderan causas en las que la población cree a pie juntillas, o porque se ganan el favor de cierta prensa para aparecer como ángeles guardianes del país en el cumplimiento de aquellas tareas que se ponen muy de moda, entre ellas con gran despliegue, la lucha contra la corrupción y la impunidad. Una persona que lidera una entidad o una institución que adquiere el carácter emblemático por enfrentarse supuestamente a uno de los dragones más odiados como es la corrupción, llega a convertirse de la noche a la mañana en un ídolo de barro, pero que al ser investigada a fondo en sus relaciones personales y en sus actuaciones como funcionaria, le pueden aparecer interioridades que la exponen en su verdadera personalidad, y es cuando la gente descubre que no es lo que pregonaba ser, ni lo que de ella decían los medios de comunicación.



En Guatemala, la ex fiscal general Thelma Aldana se ganó una reputación que le fue fabricada por un sector de la prensa guatemalteca que la elevó a un sitial cuasi-celestial, en la que San Jorge, que fue el implacable luchador contra los dragones del mal, resultaba poca cosa. De la mano con el comisionado de la CICIG, Thelma Aldana fue convertida por la prensa de Guatemala que la deidificaba, en una mujer intocable, cosa que se lo creyó al grado que pensó que nadie podía impedir su paso siguiente, que era aprovechar su enorme figuración mediática que le regalaban esos medios, para alcanzar la Presidencia de Guatemala.

Pero como nadie en esta vida se va sin su vuelto, otros periodistas que trabajan en consonancia con la realidad, le investigaron sus relaciones en su vida privada y como funcionaria de la Fiscalía y le descubrieron sus relaciones y alianzas oscuras con personajes del mundo delictivo, entre ellos el famoso Rey del Tenis, un individuo identificado con las actividades ilícitas. El periodista Vladimir Alvarado Morales de Diario El Siglo de Guatemala, en su columna de opinión, firmada con su puño y letra y acompañada con su fotografía, dijo que el Rey del Tenis es conocido porque manipula con dinero y regalos a las comisiones postuladoras para el nombramiento de magistrados y funcionarios.

El periodista Alvarado Morales denunció que Thelma Aldana protegió a prófugos de la justicia y a empresas que hicieron negocios oscuros en el campo de la limpieza por montos millonarios. En la misma columna se imputan otra serie de actos ilícitos a doña Thelma Aldana, que contradicen la imagen pura que le fabricaron ciertos medios de Guatemala, como también sucede en otros países, donde surgen ídolos de barro que después terminan acusados por actos que no corresponden a un luchador contra la corrupción.

Es decir, abanderar la lucha contra la corrupción, es el trabajo de moda que muchas personas escogen para ganar figuración pública, de la que se sirven como el trampolín perfecto para lanzarse a la política y llegar al poder. El caso de Thelma Aldana es un ejemplo que nos debe orientar a los periodistas y medios de comunicación, para tener el cuidado de no fabricar ídolos de barro, en personas que se han convertido en abanderados en el escenario de la anticorrupción, porque podría ser que apenas se les revise sus actuaciones y podríamos encontrarnos con sorpresas desagradables que harán sentir a nuestros medios y a muchos colegas, que han estado haciendo el papel de tontos útiles.

Las actuaciones de la ex fiscal guatemalteca Thelma Aldana no eran nada nuevo, hace un tiempo un apreciable abogado hondureño nos había anticipado que la señora Aldana combinaba sus malos pasos con el manejo cuasi perfecto de su imagen pública. Desde Honduras nosotros no podemos afirmar nada que ponga en entredicho la conducta de la ex fiscal Aldana, porque pertenecíamos al grupo de admiradores que hasta hace poco estábamos impresionados con su arriesgada lucha contra el delito, el crimen y los delincuentes. Hasta que nos llegaron las primeras versiones de personas que estaban trabajando en Honduras en el campo difícil de la lucha contra el crimen organizado, que nos empezamos a formar una idea de la verdadera personalidad de la ex fiscal Thelma Aldana.

El organismo que impidió su inscripción como candidata es la Sala de lo Constitucional del Poder Judicial guatemalteco, donde hay una decisión colegiada, pero antes un juez le dictó orden de captura por sus implicaciones con elementos delictivos y criminales. El caso de la ex fiscal Aldana es un ejemplo que hay que ver muy de cerca en Honduras, y que debe mostrar el camino que deben seguir las instituciones hondureñas en los próximos procesos electorales.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 17 de mayo de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *