Identificación personal y seguridad nacional

marzo 21, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Honduras ha dado un paso trascendental en el campo de la identificación de las personas, al aprobar el Congreso reformas fundamentales de la Ley del Registro Nacional de las Personas que tienen que ver con el sistema de identificación nacional para la depuración y actualización técnica de las bases de datos del registro civil e identificación de los hondureños. Esto tiene que ver en parte con el objetivo de garantizar la transparencia y credibilidad de los procesos electorales en nuestro país. Pero esto es nada más una parte de la acción del registro de las personas, la otra es la que tiene que ver con la seguridad del Estado, que es la gran política que persigue con carácter preventivo la salvaguarda del país y los ciudadanos.



Los problemas de la seguridad nacional comienzan con una rigurosa identificación de las personas que es una tarea que le corresponde al Registro Nacional de las Personas, que por desgracia no ha sido atendida con el rigor que se exige, debido a una serie de circunstancias de tipo político que han hecho de este registro tan vital una sucursal donde los partidos políticos no han actuado con la responsabilidad que demanda Honduras en materia de seguridad.

El RNP ha sido un verdadero desparpajo, como se ha revelado en los últimos tiempos, donde el tráfico de influencias, el tráfico de documentos y el uso de los recursos de la institución para financiar actividades deportivas que no tienen ninguna relación con los propósitos del RNP, han sido la norma de irregularidades que ha prevalecido en ese registro tan importante para la vida institucional de la República hondureña.

El estar operando como un mercado vulgar de transacciones, para satisfacer intereses partidarios y personales, más el absurdo de convertir el RNP en una fuente de financiamiento para un equipo de fútbol, habla de la forma desastrosa como los directores de esa institución se han venido desempeñando en detrimento de un organismo que ha operado como lo hace cualquier mercado de pulgas, alejado de las delicadas tareas que se supone debía desempeñar.

Haber nombrado una comisión interventora, integrada por profesionales con sobrada capacidad técnica para asumir el trabajo de reestructurar el registro, para preparar el terreno para un proceso de identificación nacional, es un gran paso que denota que las instituciones están asumiendo con convicción la demanda de la ciudadanía, de proceder con un proceso de reformas electorales, que debe ser antecedido por una nueva identificación de las personas, que constituyen el banco de electores que son los que determinan al final quienes serán sus gobernantes que dirijan los destinos de Honduras.

La participación de la ciudadanía hondureña en la solución de los conflictos internos y externos del país, pocas veces es algo que resulta visible, porque es en el marco de la identificación de las personas cuando los ciudadanos dan su aporte, cuando acuden a inscribirse en el registro proporcionando sus datos y señas personales para ser reconocidos como elementos del Estado hondureño, con capacidad para elegir y ser electos, especialmente cuando las autoridades electorales convocan a elecciones de nuevas autoridades.

Los problemas de seguridad convencional del país solo pueden ser atendidos mediante los mecanismos de que dispone el Estado hondureño, entre los que está la necesidad de tener debidamente identificados a los ciudadanos hondureños. Este ha sido el talón de Aquiles de nuestro país, porque en el RNP, por la inescrupulosidad de algunos empleados se ha documentado a extranjeros con el valioso documento que es nuestra tarjeta de identidad, que han resultado ser delincuentes peligrosos dedicados a toda clase de tráfico. El mal del RNP en este aspecto, no toca fondo, porque no solo se ha identificado a delincuentes extranjeros como si fueran hondureños, sino que se ha extendido a una misma persona varias tarjetas de identidad con diferentes nombres, con lo cual se les otorga a los antisociales el beneficio del escapismo mediante el uso de identidades falsas.

A la larga, tenemos que el RNP ha venido operando contra los intereses de Honduras, al exponer la seguridad del Estado al máximo peligro que representa documentar a sujetos criminales con varios documentos de identidad. El trabajo de la Comisión Interventora del RNP, que preside el Ing. Rolando Kattán hijo, es tan trascendental que, podemos afirmar que por primera vez Honduras enfrenta con seriedad el delicado tema de la seguridad nacional protegida por un sistema de identificación personal blindado de las amenazas del manoseo político partidario que tanto daño le ha hecho a esta institución del Estado, y en general a Honduras.

En este sentido, si se cumplen las metas propuestas por la Comisión Interventora, podemos esperar que el nuevo sistema de identificación personal, consolidara un estado de paz y desarrollo integral en un ambiente democrático.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 21 de marzo de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *