Honduras y la hispanidad

octubre 12, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Hace ya muchos años la fiesta del 12 de Octubre era motivo de celebración en nuestras escuelas y colegios, la llamábamos el Día de la Raza hasta que fue cambiada por el Día de la Hispanidad, consagrada en el calendario cívico hondureño como una fiesta nacional. A través de esta fecha fuimos conociendo más de la Madre Patria, como los maestros nos enseñaron que debíamos considerar a España, por haber partido de ese país la expedición comandada por el almirante Cristóbal Colón que tuvo el desenlace de descubrir un nuevo continente. Con el paso del tiempo la fiesta del 12 de Octubre se olvidó con su connotación histórica, pasando a ser un simple feriado como otros que solo aprovechamos para no trabajar.



Sin embargo, el 12 de Octubre tiene una profunda razón para los hondureños, para no considerarla un feriado como cualquier otro, se trata del día que debemos celebrar como el aniversario natal que tiene Honduras y demás países del continente por haber sido descubiertos como territorio firme de la otra parte del mundo. Hoy existen una serie de teorías raras que atribuyen que antes fuimos descubiertos por los vikingos y los chinos, rumores que solo son eso, porque como data histórica no hay nada que pueda confirmar que chinos y vikingos vinieron antes que los españoles.

En cambio, la historia que es la que manda en el conocimiento de los hechos pasados, registra que fue la reina Isabel La Católica de España, la que encomendó a Colon una empresa marítima que lo conduciría a las Indias Orientales en busca de especias, y que por los extraños que tiene la navegación marítima la expedición dirigida por Colón terminó descubriendo un territorio que hasta 1492 permanecía virgen. Cierto que Colón llegó primero a la Isla La Española que hoy integran Haití y República Dominicana, pero el primer paso en territorio firme lo dio en tierra hondureña. En esta parte de la historia quedamos ligados desde entonces a España, no solo por haber sido descubiertos sino porque desde que la reina Isabel La Católica se enteró del hallazgo territorial de Colón, se interesó por los habitantes de estas tierras, dejando escrito en su testamento que se cuidara la salud, las almas y la hacienda de los habitantes y desde ese momento los Reyes de España se comprometieron a luchar para que Hispanoamérica fuera una empresa que se basara en el respeto de los derechos.

También es cierto que los españoles en la etapa de la conquista de todos estos territorios cometieron una serie de barbaridades, pero fueron actos propios de tipo particular, causados por el impulso de los conquistadores, no ordenados por los Reyes de España, no fueron los reyes los autores ni los culpables de esos actos, a tan larga distancia en aquellos tiempos los conquistadores desoyeron las instrucciones de los reyes y actuaron por su propia cuenta. Y en determinados momentos, cuando encontraron resistencia de los habitantes locales de este continente, creyeron que las barbaridades se justificaban por razones de sobrevivencia y todo lo que hicieron, lo bueno y lo malo, lo hicieron en nombre de los Reyes de España.

Los reyes no mandaron a exterminar a los habitantes del Nuevo Mundo, enviaron misiones de evangelización por donde comenzó la senda civilizadora que condujo a los territorios descubiertos a adentrarse en una nueva era que ha tomado más de cuatro siglos para convertirnos en naciones civilizadas. Conviene recordar que durante todo este tiempo las naciones del Nuevo Mundo han mantenido una relación permanente con España, país del que heredamos una religión, un idioma que es una herramienta valiosa que nos permite comunicarnos con una gran cantidad de naciones y una serie de costumbres que han abonado la vida cultural de todos los países del nuevo continente.

El distanciamiento que han querido establecer contra España los países que comulgan con el orden totalitario como Cuba, Venezuela y Nicaragua, es una secuela trazada por motivos ideológicos, fomentando un odio injustificado contra todos los valores que nos heredó España. Hemos visto como grupos que dicen pertenecer a las etnias que resienten las humillaciones que sus antepasados sufrieron por los conquistadores han arremetido contra los monumentos históricos que simbolizan el descubrimiento. Estatuas de Cristóbal Colón han sido atacadas de una forma irracional en Honduras, y en los demás países; en EEUU recientemente los disturbios han tenido un espantoso origen racial y en México esta semana tuvieron que quitar temporalmente todas las estatuas de Colón para que no fueran vandalizadas.

Desde luego que este vandalismo contra la historia no es algo espontáneo, responde a una ofensiva totalitaria que atenta contra todos los valores, contra la historia, contra la libertad, contra el Estado de Derecho, contra la creencia de las personas y contra las raíces cristianas. Quiérase o no somos el origen de Hispanoamérica, por aquí fue por donde entraron a este continente los españoles, y todo lo que somos en el concepto histórico se lo debemos a España, que con el paso de los años asumió un tutelaje benefactor para mantener valores, creencias y patrimonios que heredamos de la época de la conquista y la colonización. En gran medida somos un injerto de España en el nuevo continente, somos producto de una mezcla físico-cultural entre españoles y nativos, una especie de fusión que nos convirtió en lo que hoy es Hispanoamérica.

El odio contra España y todo lo que procede de la Madre Patria ha sido cultivado por líderes del totalitarismo que han sabido manipular los sentimientos de grupos que se consideran herederos de las etnias originales, y que han tratado por todos los medios de cortar las relaciones fraternales entre nuestros países del nuevo mundo con España. Los intelectuales de pensamiento totalitario han abanderado esa lucha irracional acusando a España de habernos empobrecido, lo cual no es cierto, porque una vez independizados de España la suerte de estos países quedó en manos de los líderes locales que son los que no han sabido responder en todo este tiempo a su papel de gobernantes.

No hay que permitir que el 12 de Octubre, un día de tanto significado histórico se pierda como una fecha cualquiera, cuando tiene un alto contenido para los habitantes de estos países, que fuimos descubiertos y colonizados por los españoles, de los que heredamos muchos valores, entre los cuales está nuestro rico idioma español. Debemos rescatar la celebración del 12 de Octubre, para volverla una fiesta nacional como era antes. ¡Sintamos orgullo de ser parte de Hispanoamérica!

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 12 de octubre de 2020.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *