Honduras: Se triplican los casos de afectados por dengue clasico

septiembre 2, 2018

Los síntomas del dengue grave son: fiebre alta, dolor abdominal, dolor de cabeza, aparecen moretes, sangrado nasal y de encías.

 

 



 

Tegucigalpa, Honduras.

“En el tipo de dengue grave hay una preocupación porque el año pasado se tenía un reporte de 75 casos y en el mismo período de 2018 se tiene 213 casos” manifestó el coordinador nacional de riesgos ambientales de la Secretaría de Salud,  Orlinder Zambrano.

Lo anterior significa que hay una diferencia de 138 personas más afectadas en 2018.

Los síntomas del dengue grave son: fiebre alta, dolor abdominal, dolor de cabeza, aparecen moretes, sangrado nasal y de encías.

Lea aquí:   Seguridad: Disminuyen en un 11,3 % los homicidios en Honduras

Hay 4,729 afectados este año con el virus del dengue clásico o no grave, es decir 750 más que en 2017.

Los epidemiólogos consideran que un factor que está influyendo en el repunte de casos es que las personas se han confiado y no están eliminando criaderos de zancudos.

El vector que transmite esta arbovirosis es el mosquito Aedes aegypti. La picada de ese zancudo también causa el virus del zika y de chikungunya, pero actualmente la incidencia de esas dos enfermedades es baja.

“Las otras arbovirosis, zika y chikungunya, afortunadamente muestran una tendencia a la disminución, sin embargo el llamado es siempre a estar alerta porque son producidas por el mismo mosquito, por lo que puede haber un repunte de estas enfermedades”, indicó Zambrano.

Muertes

En junio, las autoridades de Salud confirmaron que una niña de cuatro años fue la primera víctima mortal a causa del dengue grave, era originaria del departamento de Cortés.

“Estamos a la espera de la confirmación de una muerte de otra niña sospechosa por dengue grave también del departamento de Cortés, del municipio de Pimienta”, expresó Zambrano.

La menor tenía cuatro meses y la llevaron tarde al centro asistencial, su estado era delicado porque estaba descompensada.

Agregó que el cambio climático influye bastante en el repunte de casos porque modifica las condiciones donde se reproducen los mosquitos.

A su vez que los períodos de lluvias han sido irregulares, favorece a los vectores.

“También influye mucho el comportamiento humano, si no guardamos las respectivas medidas de higiene, de estar vigilantes de los depósitos de agua que hay en nuestros hogares ya que se pueden convertir en criaderos”, comentó.

En 2017, la incidencia de casos de enfermedades virales fue baja en comparación con el año 2016.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *