Motagua aplasta al Progreso y acaricia la 15

mayo 20, 2017

Motagua fue un auténtico Ciclón y barrió con los progreseños en el Humberto Micheletti, los azules cerca de lograr la 15

El ambiente no podía ser mejor en el Humberto Micheletti, Las graderías abarrotadas, el calor al máximo, solo faltaba el fútbol y la intensidad de Honduras Progreso y del Motagua.

Los arroceros pusieron la presión. La pelotaba pasaba mucho por los pies de Juan Delgado y de Jorge el Ñangui Cardona. No obstante, a pesar de tener el contro del juego fueron los azules los primeros en avisar. Félix Crisanto se libró de una marca en la banda derecha y centró a un solo Erick Andino, quien decidió mal y terminó definiendo con los pies lo que era más cómodo con la cabeza.



Las águilas se encontraban bien paradas en el campo. En las pocas ocasiones que tuvieron el esférico supieron llevarlo para preocupar a la zaga progreseña. Aún así, los locales no desesperaron y comenzaron a hilvanar jugadas de peligro. Jerrel Brito recibió un pase filtrado que Rougier leyó para poder interceptar a tiempo.

Luego, los dirigidos por Wilmer Cruz consiguieron un tiro libre cerca del área. Se cobró para centro pero terminó dirigiéndose a la portería donde Rougier rechaza mal y se la dejó servida a Franklin Morales quien solo la empujó para poner a vibrar las graderías del Micheletti.

A Rougier le duró poco la etiqueta de guardameta villano. Sandro Cárcamo opacó considerablemente el despiste de su colega argentino al minuto 31. El cancerbero no se percató que Vega se encontraba a sus espaldas cuando decidió ponel la pelota en el césped. El delantero del Ciclón estaba lo suficientemente metido en el partido para darse cuenta de la oportunidad y la aprovechó para empatar el partido. El resto del primer tiempo Motagua lo jugó relajado y el Honduras golpeado, Cárcamos volvía a cometer un error en una final de Liga.

En la segunda mitad, los progreseños salieron en busca del gol quizá con demasiado ìmpetu. Dejaron muchos espacios en la zaga defensiva y lo pagaron caro. Andino Portillo tomó el balón luego de un mal rechace en el medio campo. El delantero enganchó se perfiló y clavó la número cinco en el ángulo para poner el 2 a 1. Antes ya había avisado con un remate que Crisanto no supo aprovechar en el contra disparo.

El partido mantuvo la misma tónica. Motagua al contra golpe y el Honduras buscando como sea los espacios. Marco Vega tuvo otra jugada parecida en la que prefirió pasar a Discua quien definió de manera solitaria para el tercero. Los locales pagaban caro el desorden defensivo.

Pero Vega no podía quedarse sin su gol. Los buscó con ahínco tanto que corrió toda la cancha en el último contra golpe para quedar perfilado y vencer a un Sandro Cárcamo que seguramente le costará dormir un par de noche.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *