Widget Image

Honduras no morirá mañana

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Dicen los historiadores que Nerón, emperador romano, fue quién ordenó a sus hombres que incendiaran la ciudad de Roma, comenzando por los barrios más pobres, la noche de un 18 de julio, fecha registrada como el gran incendio de Roma. Según los historiadores, Nerón no consideraba a Roma a la altura de sus estándares de belleza y para él era necesario hacer un cambio urbano significativo, eliminando todo lo viejo para rehacerlo todo nuevo. Según el historiador Suetonio, Nerón era un déspota, odiado por su narcicismo, amante de la belleza a su manera. Hay otros historiadores que dicen que Nerón quería prenderle fuego a Roma, solo para dejar un recuerdo inmarcesible e indeleble de su persona en la historia, inspirándose en su propia canción épica. Cosa rara, es que poco después Nerón ordenó la reconstrucción de la vieja ciudad, dirigiendo el mismo la planificación urbana, contratando los mejores ingenieros y arquitectos de la época para tal tarea. Nada más que, como hacen ciertos políticos de hoy, Nerón le dio énfasis al sector de Domus, donde construyó su lujosa residencia para vivir con su mujer.

La historia ha estado plagada de líderes alocados como lo fue Nerón en su tiempo, pensando que la única forma de rehacer lo que ellos piensan que es malo, es prendiéndole fuego. Pero, en estos tiempos ya no se puede pensar con la vieja mentalidad de Nerón, de incendiar un país para dejar un sello personal, porque para reconstruir el país, si eso es lo que se busca, no se puede comenzar incendiándola para lograr un país diferente.

En cada sector político hay una idea de cómo influir para tener un modelo de país, lo inaceptable es buscar hacerlo mediante el método de la imposición, en que el miedo anda suelto por todos lados, porque esto, está a distancia sideral del procedimiento democrático. Los líderes de LIBRE piensan que tienen el éxito asegurado asumiendo que entre más miedo le transmiten a la población, son más reconocidos y ganan más liderazgo. Y seguro que lo consiguen con algunas personas, pero no con toda la población, donde la mayoría no compagina con esta teoría política, por lo que adoptan una posición cautelosa.

Algo de éxito ha tenido LIBRE y su líder principal Mel Zelaya, especialmente cuando logra paralizar las vías de comunicación, frenando en parte la actividad económica del país, pero como parar la economía es algo que repudia la gente que se gana la vida diariamente, el efecto de los paros se revierte en un rechazo que se traduce en desafecto en contra de los que les hacen imposible ganarse la vida al tomarse las calles y carreteras.

Si los miembros de LIBRE y sus aliados creen que parar la economía del país es un acto de patriotismo, tendríamos que pensar que nunca recibieron una lección de moral y cívica, porque reducir las actividades de la gente que tiene que salir a la calle para realizar sus distintas actividades para ganarse los ingresos con los cuales sostienen a su familia, lo que consigue es provocar la crisis económica familiar en centenares de hogares, donde un día inactivo les produce el lucro cesante que se traduce en hambre por los próximos días, y carencia de dinero para comprar medicinas y atender las demás necesidades de la familia y del hogar.

Entonces, si los líderes de LIBRE y sus aliados creen que reformar a Honduras es reducirla a ser cada vez una nación más pobre, lamento decirles que no están en el camino correcto, y lo que consiguen es tener más enemigos contra su causa. Pero si el modelo que buscan es tener una Honduras incendiada, a lo mejor experimentarán la misma sensación del Emperador Nerón, cuando ordenó que le prendieran fuego a Roma, por puro capricho, por creer que con esa acción destructiva pasaría a la historia. Pero  todo lo que podrán conseguir  será pírrico, porque ganar el poder en un país hecho cenizas, es lo más insensato y lo más absurdo.

Yo les digo a los líderes de LIBRE y sus aliados, que hay formas de participar en la vida pública para trabajar por la construcción de una Honduras cada vez mucho mejor, y eso solo se logra mediante la concertación de acuerdos entre los diferentes sectores políticos. Los países que han salido avante y se han convertido en potencias económicas, lo han logrado superando los escollos políticos, no permitiendo que alguien los convierta en países colonizados, así como no caer en el papel de colonizadores.

No debemos temerles a nuestros compatriotas que se ubican en la izquierda cuando hablan que Honduras requiere de transformaciones, nada más que incendiar el país no es transformarlo, es destruirlo. Y no estamos en los tiempos de Nerón, pero si eso es lo que pretenden, lo único que lograrán es conducir a una confrontación permanente. De lo que estamos seguros, es que somos más los hondureños los que no queremos que Honduras muera mañana.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 5 de diciembre de 2017.