Honduras necesita una gran coalición

octubre 22, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

En democracia, junto a la libertad debe estar la responsabilidad. La inmadurez de ciertos políticos que se gastan el tiempo en actos y palabras que no les ofrecen esperanzas a los hondureños, los hace hablar hasta por los codos de buscar la unidad entre ellos, pero para hacerle daño al país. Repiten la vieja historia de la izquierda, que hay necesidad de unirse, pero cuando emiten sus comunicados solo hablan de paralizar el país y de impedir la libre locomoción para que la gente no pueda desplazarse hacia sus trabajos y no puedan realizar sus actividades los que se ganan la vida de varias maneras.



Honduras necesita que los hondureños nos unamos, pero no para destruir la nación, sino para concertar una estrategia nacional que nos ponga en una hoja de ruta que nos lleve hacia un norte donde podamos enfrentar los efectos de la desaceleración económica mundial que también abarca a nuestro país. Para esto es que necesitamos una gran coalición, sabiendo muy bien que la dificultad económica en que nos encontramos nos exige poner los intereses de Honduras por encima de los intereses inmediatos de los sectores políticos y sus egoístas apuestas electorales.

Necesitamos crear una verdadera política de Estado que evite que Honduras deambule sin rumbo fijo, que es lo que nos ha hecho perder mucho tiempo en el que nuestra dirigencia política nunca ha podido enderezar al destino de nuestra nación. No desconocemos que actualmente hay intentos que conllevan muchos sacrificios, librando una auténtica guerra contra el crimen organizado para recuperar la seguridad y la confianza en el país, que vuelva a Honduras un país atractivo para la inversión.

Pero, es indudable que por muchos cambios que se le hagan a nuestra democracia, entre las cuales este año se ha avanzado bastante en reformas institucionales, estos pasos se quedan cortos si no son acompañados por una estrategia nacional donde se articule el gobierno, la empresa privada y la sociedad civil. Hay asomos para lograr una gran coalición nacional, por ejemplo Eduardo Almeida, representante del BID, un organismo internacional que apuesta por el desarrollo de Honduras, ha entregado a funcionarios del gobierno una estrategia nacional para luchar contra el crimen organizado en todas sus formas, que constituye un blindaje para mejorar el riesgo país y aumentar la probabilidad de incrementar las inversiones privadas.

Esta estrategia elaborada por los expertos del BID es un gran apoyo para Honduras, pero no basta por si misma para obtener los resultados deseados que nos conduzcan a grandes resultados si no tiene el acompañamiento de los protagonistas de la vida nacional, que son el gobierno, la empresa privada y la sociedad civil. Después de escuchar a Eduardo Almeida representante del BID, con un enfoque positivo sobre nuestro país, nos da pena oír a algunos dirigentes políticos ocupándose solo de sus objetivos e intereses personales, con las posiciones más egoístas, en las que apuestan que si es necesario hundir a Honduras para llegar al poder, son capaces de hacerlo.

El caso es que si los demás les seguimos permitiendo sus barbaridades, terminaremos de brazos cruzados viendo como destruyen al país en su ceguera por eliminar al adversario, llevándonos de encuentro a todos hasta la destrucción. Por eso es saludable escuchar a un funcionario como Eduardo Almeida del BID, es más, hay que prestarle atención a este funcionario de origen brasileño, porque su propósito es de lo más sano y constructivo que le hemos escuchado a un representante internacional, con intenciones saludables de apoyo, sin la arrogancia intervencionista con que se presentan otros. Aparejada a esta iniciativa del BID, hemos visto que el Consejo Hondureño de la Empresa Privada también es partidario de una posición unificada que permita a Honduras como nación, enfrentar la difícil situación económica.

Hay que articular esta coalición entre gobierno, empresarios y sociedad civil, es imprescindible entender que para superar la crisis hay dos aspectos en los que debe haber una estrategia de país, en primer lugar crear una política de empleo que permita afrontar la carencia de oportunidades. Es vital que todos los hondureños encuentren en el país una oportunidad laboral para no ser víctimas de una política de inmigración indignante que sataniza a todo aquel que pretende una oportunidad en EEUU. Y en segundo lugar, hay que trabajar para tener una mejor educación a mediano y largo plazo. El representante del BID es fiel creyente que con empleo y educación, y con todos los recursos que tiene nuestro país, en pocos años empezaremos a ver la diferencia. Igual que como lo lograron los países asiáticos que hoy son países avanzados.

Pero en solitario y cada quien por su lado, es muy poco o nada lo que podremos avanzar. Dejemos a los politiqueros inoficiosos enredados en sus marañas, procuremos que gobierno-empresa privada y sociedad civil, atiendan este bienintencionado sabio consejo del representante del BID.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 22 de octubre de 2019.