Honduras habla en la ONU sobre flagelo de las drogas

junio 30, 2015

Al servir de puente entre los consumidores y los productores de drogas, Honduras ha sufrido enormes pérdidas humanas y retrocesos en sus niveles de  desarrollo y seguridad en los últimos años. Por ello, el país realiza grandes esfuerzos y acciones de combate a ese flagelo transnacional, mismos que requieren del fortalecimiento de la cooperación internacional y la adopción de políticas comunes bajo un esquema de responsabilidades diferenciadas, a fin de mejorar cada vez más la capacidad de respuesta nacional con el concurso del sistema gubernamental e  institucional, y los actores civiles comprometidos. 
Lo anterior fue parte del planteamiento emitido por la Embajadora Mary E. Flores, Representante Permanente de Honduras ante la ONU, durante el reciente lanzamiento del Informe Mundial sobre las Drogas 2015 realizado en Viena y Nueva York, por parte de autoridades de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).
Tras escuchar un resumen sobre el contenido del informe, la Embajadora Flores se refirió a la crítica situación que se vive en Honduras y muchos otros países, a causa del tráfico y consumo de drogas. “La cultura y economía de las drogas ilícitas se perpetúa a través de generaciones, afectando el tejido social y humano en naciones que luchan por alcanzar el desarrollo sostenible y la paz. Sus millones de víctimas, como sus victimarios, viven en espacios grises, donde se ven mermados los derechos humanos, la justicia y el Estado de Derecho”, expresó la funcionaria.
“Desafortunadamente, los datos en el actual informe que presenta la ONUDD revelan pocos cambios a nivel global, lo que representa el mayor desafío para el sistema, ya que las estrategias equivocadas pueden resultar en un mayor detrimento a la gobernabilidad y la institucionalidad”, advirtió. 
Ante tal coyuntura, resaltó que tanto las convenciones internacionales como las políticas comunes adoptadas bajo un esquema de responsabilidades comunes y diferenciadas, deben servir como herramientas para enfrentar este desafío, donde los gobiernos y actores civiles comprometidos puedan, a través de los mismos, desarrollar estrategias, y planes de acción y ejecución efectivos.
“Los marcos globales que adscribamos quienes deseamos y vivir en espacios de orden, respeto y dignidad, no pueden convertirse en camisa de fuerza que obstaculicen la adopción de enfoques innovadores o alternativos, por lo contrario, se deben impulsar enfoques dentro en un esquema más amplio, y que a su vez fomenten el avance de la ciencia y la tecnología”, reflexionó. 
Asimismo, destacó la importancia de empoderar a cada individuo, a fin de ellos como ciudadanos puedan contribuir en la construcción de sociedades más saludables y prósperas.
“A través de ellos encontraremos también las soluciones que buscamos para lograr acuerdos globales”, aseguró. 
Tras mencionar el énfasis que el informe muestra hacia los temas del impacto de las drogas en la salud, la prevención y el limitado acceso a tratamiento médico observado entre la población femenina, la Embajadora Mary E. Flores aprovechó el espacio para reafirmar que gracias a las acciones emprendidas en este sentido, Honduras ha logrado reducir en forma significativa la tasa de homicidios con respecto a 2012, lo cual ha sido validado por la ONUDD y el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon. 
“De cara al futuro, esperamos seguir trabajando con la ONUDD, países amigos y organizaciones internacionales, en fortalecer los programas nacionales y la cooperación, enmarcados en la prevención del delito y mejorar nuestra capacidad institucional para responder cada vez mejor a este tipo de amenazas a nuestro desarrollo sostenible”, concluyó la Embajadora Flores.
Se estima que un total de 246 millones de personas (un poco más de 5 por ciento de los mayores de 15 a 64 años en todo el mundo) consumieron una droga ilícita en 2013.
Unos 27 millones de personas son consumidores problemáticos de drogas, casi la mitad de los cuales son personas que se inyectan drogas.
Aproximadamente 1,65 millones de personas que se inyectan drogas vivían con el VIH en 2013. Los hombres son tres veces más propensos que las mujeres a consumir  cannabis, cocaína y anfetaminas, mientras que las mujeres son más propensas a abusar de los opioides con prescripción médica, y de los tranquilizantes. 



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *