Honduras: armas por cocaína entre policías y las FARC

febrero 20, 2017

Policías de Honduras intercambiaban armas por cocaína con las Fueras Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Al menos unos 30 oficiales y agentes de la escala básica de la Policía Nacional de Honduras, aprovechándose de su posición y conocimientos adquiridos dentro de la institución policial, enviaron  una gran cantidad de armas a Colombia, con destino a la organización guerrillera Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), quienes intercambiaban las armas por kilos de cocaína.

La banda criminal estaba conformada por un diputado, y un gerente de una empresa privada, además de los oficiales y agentes de la escala básica, quienes también coordinaban el aterrizaje de numerosas  “narco avionetas” en los departamentos de Olancho, Comayagua, Choluteca y Colon.



Las revelaciones fueron hechas por el agente de la policía, Exequiel Antonio Estrada Izaguirre, quien estaba asignado a la posta de Monjarás en Choluteca, este  envió un informe el  7  de marzo de  2003, con información detallada de nombres, rangos y asignaciones de los oficiales y agentes involucrados en la estructura criminal, del cual se desprende un expediente investigativo número SEDS04162010, oficio número DGPPNTNo. 02752004.

Además de la confesión del piloto colombiano, Luis Mauricio Palacios, quien afirmó que un arsenal de armas  decomisado a un inspector, iba destinado a la guerrilla FARC.

A raíz de esta investigación, el agente  Antonio Estrada Izaguirre fue asesinado, meses después de haber denunciado los ilícitos e irregularidades dentro de la institución. También perdió la vida, el inspector  Juan Carlos Sotelo, edecán de la excomisionada de la policía Coralia Rivera, mismo que solicitó una nueva investigación del caso en el año 2007, fue acribillado a tiros en la colonia América de Tegucigalpa.

El informe despierta un especial interés, ya que dos exsecretarios de seguridad y dos directores de la policía, tuvieron conocimiento de esta estructura criminal a lo interno de la policía, sin embargo, no hicieron nada al respecto. El expediente incluso fue saqueado por los oficiales involucrados, con el objetivo de blanquear cualquier evidencia. Y lo más grave de esta investigación es que estos, 12 elementos de la policía involucrados en esta estructura criminal siguen activos, 6 como subcomisionados y 6 en la escala básica, dentro de la institución y  están en la lista de ascenso de la misma. El expediente fue actualizado en 2016, con movimientos migratorios, patrones fotográficos y comunicaciones de los involucrados. Ahora solo queda esperar el actuar de las autoridades encargadas de impartir justicia en Honduras, para que se castigue con cárcel a los miembros de esta banda criminal.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *