Widget Image
Homilía “Estamos restringidos por las dudas, los miedos y las inseguridades”

Homilía: “Estamos restringidos por las dudas, los miedos y las inseguridades”

¿Cuántos hombres y mujeres en nuestros días viven marcados por las dudas y las inquietudes, por la desorientación y sin sentido de sus existencias?, dijo el párroco.

 

 

Tegucigalpa, Honduras.

En la homilía dominical en la Catedral Metropolitana, el padre Juan Carlos Martínez, en su mensaje se trató de la resucitación de Jesucristo y que los apóstoles no le creían y dudaban de verlo de nuevo resucitado.

“Nosotros estamos condicionados por las dudas, los miedos y las inseguridades, es lo que muchos hombres y mujeres de hoy viven, dudan de todo y por tanto, no se fían de nada, ni de nadie, todo se ha de pasar por el cedazo de la sospecha”, explicó.

Lea aquí:  Migdonia Ayestas: “No solo debe haber control, también prevención para que estudiantes no caigan en las maras”

“Necesitamos pasar de la duda a la confianza, el evangelio de este domingo insiste con fuerza en la realidad del resucitado que se presenta en medio de los discípulos”, señaló.

“Miren mis manos y mis pies, soy yo en persona, pálpenme y se darán cuenta de que un fantasma no tiene carne ni huesos como ven que tengo yo, el miedo les hace creer que era un fantasma, el miedo deforma siempre la realidad en que vivimos.

Lucas el evangelista quiere mostrar lo que significa la resurrección de Jesús, el evangelio de Lucas como saben está dirigido a los griegos, esto resucitado era un fantasma que en alma se había separado esa era su filosofía, los griegos creían e la inmortalidad y nosotros los cristianos creemos en la resurrección.

Lea también:  Honduras: Proponen cadena perpetua para crímenes en contra de niños y jóvenes

Indicó que la resurrección es algo más que la inmortalidad, porque el resucitado es la persona entera de Jesús, podemos decir que el evangelio marca el contrataste entre las dudas y los miedos de los discípulos la realidad de Jesús resucitado.

Jesús no es un fantasma, sino una dulce y misterio de Dios entre nosotros, por eso les dicen miren mis manos y mis pies, porque las manos de Jesús eran especiales.

Además, dijo que “en este momento nos damos cuenta de ese conflicto que sucede en Siria, la muerte de tantas personas, de niños, jóvenes, mujeres, la realidad de la indiferencia del mundo, cuanta falta nos hace esa paz en nuestras vidas, nuestras familias y la sociedad”

Por lo que, recomendó que los hondureños vivamos siempre marcados de las dudas de la vida y que la población en general del mundo muestre indiferencia tras los ataques de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra Siria.

“¿Cuántos hombres y mujeres en nuestros días viven marcados por las dudas y las inquietudes, por la desorientación y sin sentido de sus existencias? El miedo expresa la falta de confianza y con el miedo la soledad, tristeza, y la duda se apodera de todos”, Finalizó el párroco.