Hipersexualidad: ¿más cantidad y menos calidad de sexo?

mayo 27, 2017

La OMS describe la hipersexualidad como el impulso sexual excesivo, la obsesión con la cantidad de encuentros sexuales.

Redacción

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha expuesto una situación muy íntima, propia de estos tiempos: una de cada 20 personas, tanto hombres como mujeres, padece de hipersexualidad, la inclinación hacia el sexo sin ningún tipo de lazos emocionales o compromisos.



La hipersexualidad ha sido descrita por expertos como el impulso sexual excesivo, un aumento desmedido en la actividad sexual con consecuencias sociales, emocionales y físicas negativas. Se deja de disfrutar del sexo por la obsesión de la cantidad de encuentros sexuales. En pocas palabras: una adicción total al sexo.

La aparición de las nuevas tecnologías, el internet y las redes sociales han servido de gran estímulo para esta adicción: chats, aplicaciones, sitios web, webcams, porno gratuito, y otros ‘ciberinventos’ no han hecho más que agravar la salud física y mental de muchas personas. El estrés, el nulo control de los impulsos y emociones, así como la baja tolerancia a la frustración también pueden “ayudar” a desarrollar la hipersexualidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Dos policías se filmaron teniendo sexo en patrulla (VIDEO)

El hipersexual lucha contra la culpabilidad, con los autorreproches, por lo que tiende a confundir lo que es bueno de lo malo, lo mucho de lo poco… “El 30 % son adictos a drogas. Otros, son adictos en cadena: a los juegos de azar, a la comida, al ejercicio… Un 21 % están deprimidos. Estas son personas con graves deficiencias, las cuales buscan en el sexo su única compensación. Su cuerpo y el de los demás es un simple objeto», según investigadores de la OMS.

Otros efectos secundarios del sexo compulsivo son la irritabilidad, náuseas, insomnio o ansiedad. Según los sexólogos, la próstata y la uretra sufren mucho con el exceso de sexo.

El adicto sexual es insaciable, aunque sufra el cansancio corporal, o la mismísima soledad. Al hipersexual solamente le interesa satisfacer sus fantasías. Sin embargo, cuando se terminan los orgasmos, su mundo es otro, muy decepcionante.

HAY CURA AL EXCESO DE SEXO

Curar la adicción al sexo, tratándola como cualquier otra adicción, es posible hoy en día. Se necesitan meses o años de psicoterapia, dependiendo del caso, buscando vincular el sexo con los sentimientos. Aún en las terapias, el grado de recaída es alto, pero el 50 % de los pacientes en tratamiento de la hipersexualidad consiguen recuperar el control de sus impulsos sexuales.

Actualmente existen varias clínicas destinadas a tratar la hipersexualidad. Muchas en Estados Unidos y también en Europa. En otros casos, la terapia de grupo también es un buen remedio para superar esta especie de sexo dependencia y rehacer su vida.

El primer paso hacia la curación del exceso de sexo es el admitir que existe un problema, y que hay que buscarle solución. La negación del mismo es un enorme obstáculo, invencible en muchos casos.

Resulta muy positivo salir del entorno cotidiano, para ir recuperando de a poco el control del cuerpo y de todos sus impulsos. Después de ello, la ayuda profesional es clave, saben cómo y cuándo intervenir, justo lo que no sabe el hipersexual, cómo y cuándo parar… Solo así, algún día el sexo dejará de ser una obsesión para convertirse en una acción ligada a los sentimientos… ¿y al amor?

LEE ADEMÁS: ¿Los calvos tienen más potencia sexual? (VIDEO)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *