Virginia: Heather Heyer es la víctima del auto que atropelló a decenas

agosto 13, 2017

El atropello se produjo cuando James Alex Fields Jr., de 20 años de  raza blanca, lanzó su auto contra un grupo manifestantes.

Virginia, USA

Su nombre era Heather Heyer, tenía 32 años de edad y trabajaba como asistente legal en Miller Law Group y murió arrollada por el auto que manejaba James Alex Fields Jr.



Sus amigos y familiares crearon una cuenta en Facebook para honrar a la joven “preocupada por los problemas sociales”, por lo cual había acudido a manifestarse en contra el racismo.

“Heather Heyer era una heroína, que luchó por el bien común de todos los estadounidenses. Que murió en un crimen de odio sin sentido llevado a cabo por un neonazi, del ultraderecha. Hoy hemos tenido la pérdida de una heroína, que murió luchando por lo que ella pensaba que era correcto y por lo que ella… Recordemos su sacrificio… Mantengámonos todos juntos contra el odio y el fanatismo, y mantente fuerte como pueblo“, se escribió en uno de los mensajes de ese sitio, donde también se publican fotografías.

El Ayuntamiento informó así sobre la identificación de la joven: “fue atropellada por un vehículo cuando ejercía pacíficamente su derecho a la libertad de expresión (…) Este acto de violencia sin sentido desgarra nuestros corazones colectivos“.

Las autoridades de la ciudad aseguraron que la víctima fue atropellada cuando “cruzaba la calle”, pero según familiares y amigos citados por la prensa local, se encontraba en el lugar para protestar contra la marcha racista celebrada en la ciudad.

Lea además: EEUU: declaran estado de emergencia en Virginia

El atropello se produjo cuando James Alex Fields Jr., de 20 años de  raza blanca, lanzó su auto contra un grupo manifestantes contra la marcha de supremacistas celebrada en la ciudad en protesta por la retirada de una estatua del general confederado Robert E. Lee, considerado un símbolo de la defensa de la esclavitud y el racismo.

La madre de Heyer, Susan Bro, declaró a los medios que su hija era una persona muy preocupada por los problemas sociales y había acudido a la marcha contra el racismo porque “se trataba de poner fin a la injusticia”.

“A Heather no le movía el odio, sino detener el odio, acabar con la injusticia”, aseguró la madre al Huffpost, y agregó que no desea que su muerte se convierta en motivo para generar más odio sino en un “clamor por la justicia, la igualdad, la equidad y la compasión”.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *