Hay que reforzar la educación

enero 8, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Al tenor de la preocupación que hay en los padres de familia y en el resto de la sociedad por la inactividad en el sistema educativo hondureño, vemos con sumo interés la iniciativa que presentaron a la Secretaría de Educación, las universidades públicas y privadas conjuntamente con la Asociación de Medios de Comunicación, plasmada en los siguientes siete puntos estratégicos: 1) acceso y conectividad a la red de medios de comunicación masiva y medios digitales, 2) desarrollo profesional de los docentes mediante una formación permanente, 3) calidad de los sistemas de aprendizajes, 4) desarrollo de las competencias del mundo del trabajo y construcción de la ciudadanía, 5) descentralización del sistema educativo para los niveles de pre-básica, básica y media, 6) financiación de la inversión en educación y 7) fomentar la investigación e innovación.



Esta propuesta formulada por las universidades y la Asociación de Medios de Comunicación fue elaborada por un equipo de especialistas calificados en el ramo educativo, integrando un solo equipo en la plataforma formada por las universidades y los medios de comunicación, como una contribución para orientar las acciones en procura de mejorar el sistema educativo de nuestro país en los próximos diez años, lo que constituye un paso calificado que tiene como objetivo reforzar la educación. Esto no significa que debe haber un consenso inmediato entre todos los actores del sistema educativo, donde por naturaleza la mayoría de los maestros son creativos y los dirigentes magisteriales han hecho de la beligerancia un modus vivendi con la que ganan puntos para reelegirse en los cargos de sus colegios.

La propuesta de la academia y la Asociación de Medios de Comunicación tiene como propósito iniciar una era en el sistema educativo en la que todos los sectores de nuestra sociedad, trabajemos, incorporándonos de alguna manera contribuyendo en la consecución de metas en los propósitos educativos, yendo más allá del salario que se devenga por un trabajo en lo que implica trabajar aún en nuestro tiempo libre para conseguir un sistema educativo eficiente que le entregue al país mejores profesionales, en los que el sistema desarrolle mejores aptitudes.

Necesitamos construir un nuevo sistema educativo que forme profesionales que salgan preparados no para buscar un trabajo para toda la vida, sino que sean profesionales que se inclinen más por cambiar cada cierto tiempo, buscando nuevos desafíos con experiencias diferentes. Esto significa que necesitamos un sistema educativo que forme profesionales que se inclinen por la novedad, algo que para los hondureños resulta muy difícil tan acostumbrados como estamos a la mecánica de lo rutinario. Esto solo se puede conseguir con el aprendizaje continuo, aprendiendo a reinventarse permanentemente desde una perspectiva profesional.

Para el caso, aun las personas adultas obligados por la pandemia hemos aprendido lo valioso que es el teletrabajo, en el caso particular sin estar entrenado hemos estado trabajando desde nuestra casa dirigiendo las empresas para mantenerlas a flote y poder garantizar el mayor número posible de puestos de trabajo. Esto ya es parte de la reinvención profesional, armar escenarios de trabajo en áreas que han sido habitacionales y con la ayuda de familiares hacerlas funcionar, funciones que en un estudio las hace un técnico en nuestra casa las hacen la esposa y los hijos y algunas cosas que requieren sabiduría tecnológica las hacen  los nietos que pareciera que nacieron con el internet en el cerebro.

Hay que orientar el sistema educativo para que la mayoría de nuestros jóvenes se orienten por la formación en las carreras denominadas STEM que son las siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, las carreras más apetecidas y mejor remuneradas por las grandes y medianas empresas que forman el mundo del trabajo, mientras que las tradicionales carreras liberales (derecho, medicina, economía, administración de empresas) están muy pobladas y por lo tanto muy competidas, con pocas probabilidades de empleo.

Son muchos y variados los aspectos que hay que contemplar en un nuevo sistema educativo que sea moderno y concordante con la era de la tecnología, ya no es posible tener universidades que egresen profesionales en las mismas áreas que están atestadas de profesionales que egresan para convertirse en desempleados por largo tiempo. En resumidas cuentas, hay que crear un sistema educativo concordante con el aparato económico, es decir, hay que propiciar la formación de aquellos profesionales que requiere el mundo de la economía actual. Seguir egresando profesionales en las áreas tradicionales es botar el dinero del Estado para formar profesionales que irán a engrosar el ya numeroso ejército de desempleados.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 8 de enero de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *