Hacer demagogia o martirologio

octubre 12, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El martirologio es la práctica para hacer demagogia y ganar puntos para construir una imagen falsa, acariciada por aquellas personas que padecen la enfermedad de mentir para lograr la consagración y obtener muchas ganancias efectivas y políticas. Cuando el fin de semana la joven diputada de LIBRE Olivia Zúniga, hija de la malograda ecologista Bertha Cáceres, denunció haber sido amenazada, golpeada y de paso le habían robado un carro de lujo, el imaginario popular pudo creer que Olivia Zúniga de nuevo era víctima de las autoridades o de personas enemigas de su madre.



Horas más tarde, cuando la policía se impuso de los detalles del incidente y se dedicó a efectuar las investigaciones, salió a la luz pública el autor de un incidente familiar que no tuvo la característica de un atropello, o de una amenaza contra la fémina mencionada. Fue de lo más simple, un encontronazo entre la pareja, porque el joven implicado resultó ser la pareja o el compañero sentimental de Olivia, a quién dejó en evidencia, una vez que declaró ante las autoridades que lo que hubo fue un pleito de los muchos que pueden tener las parejas cuando entran en choque por desavenencias o desacuerdos amorosos. Resulta que el muchacho no le robó el carro a Olivia, tan solo se lo llevó para separarse del mal momento a la vez que negó haber golpeado a Olivia que es su compañera de amor.

Naturalmente un hecho como este, destapado en la voz estentórea de Olivia Zúniga, rápido encontró cabida en los medios donde de nuevo Olivia Zúniga aparecía como una víctima de las injusticias que hay en Honduras y de nuevo la joven mártir hizo su agosto en tiempos de política, cuando todo ataque contra ella la lleva a conseguir los votos que necesita para renovar su puesto en las curules del Congreso Nacional. Hacerse la víctima para conseguir réditos con el martirologio es un recurso de los mentirosos empedernidos, por lo que los medios informativos deben tener el mayor cuidado cuando personalidades como la mencionada elevan su voz para denunciar atropellos y amenazas que constituyen el mantra del que se valen para aparecer como víctimas.

La falsa denuncia fue desbaratada en menos de 48 horas, porque el compañero, marido o pareja de Olivia Zúniga, que por lo visto no es un caballero respetuoso, después de discutir con la joven diputada o haberle dado un par de empellones le dio por llevarse la camioneta, a lo mejor para cambiar de ambiente y escaparse del ámbito de mal humor. El escenario político hondureño está plagado de personas que se aprovechan del interés de los medios por usar materiales con tinte escandaloso para ganar alguna audiencia. Con la facilidad que prestan las redes sociales para transmitir todo tipo de mensajes, hay hombres y mujeres metidos en la política que lanzan afirmaciones agresivas con las cuales pretenden capturar el interés de los electores. Y como hay reporteros que se prestan para usar estos materiales, los medios resultan sorprendidos con este facilismo reporteril que encuentra en los mensajes de los políticos un material interesante para rellenar sus notas informativas.

Hay que darle una tregua favorable al profesionalismo en el ejercicio de informar que en apariencia es algo sumamente fácil, y que sin embargo requiere de la mayor dosis de reflexión y prudencia para saber qué materiales son dignos de utilizar en la elaboración de las notas para no zaherir la atención del público que todavía confía en la responsabilidad informativa de los medios de comunicación.

El periodismo serio duda cuando los encargados de forjarlo, de elaborarlo y de hacer de esta profesión un trabajo responsable, se quedan de brazos cruzados, mirando a los encargados de buscar y recoger las noticias, que entran a la redacción elaborando sus notas con lo primero que encuentran en las redes sociales. El periodismo baja de nivel cuando los responsables de los medios aceptan los trabajos reporteriles nutridos con este tipo de declaraciones que bajo el marco de mensajes políticos, son lanzados en las redes sociales. O aprovechando los seudos escándalos, como el protagonizado el fin de semana por la diputada de LIBRE, Olivia Zúniga, haciéndose la mártir, atropellada y robada por un antisocial que resultó ser nada menos que su pareja, su marido o su compañero sentimental.

¡Vaya si esto no es un soberbio descaro! Pedir auxilio, denunciar a grito partido que de nuevo era víctima de un atropello acompañado de robo, cuando todo no fue más que un lío entre pareja. ¡Esto si es tramar un martirologio falso!

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 12 de octubre de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *