Gratitud ante todo

noviembre 11, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La extensión del TPS, que no es una conquista ni logro de nadie, es una demostración de apoyo del gobierno de EEUU que favorece a ciudadanos de varios países, entre ellos miles de compatriotas que gracias a la buena voluntad de las autoridades estadounidenses podrán seguir gozando del beneficio para continuar viviendo legalmente en ese país con el derecho a trabajar y estudiar durante 18 meses más.



El canciller Eduardo Enrique Reina ha incurrido en el ridículo mayúsculo al pavonearse indebidamente adjudicando al gobierno la extensión del TPS, que es producto de la política exterior de EEUU respecto a sus aliados. Como bien lo ha aclarado el compatriota Juan Flores, presidente de la Fundación “15 de Septiembre”, este TPS se viene extendiendo desde hace varios años en beneficio de un determinado número de hondureños que llegaron jóvenes, beneficiados con permisos para estudiar y trabajar, aunque siguen viviendo en la condición de estado de permanencia temporal, beneficio que perderían el último día de diciembre de este año, que ante la nueva extensión tienen otros 18 meses, que podrían ser menos si un tribunal de EEUU llegara a inclinarse en favor de una disposición del gobierno del expresidente Trump, que en su momento suspendió la vigencia del TPS.

Nada ha tenido que ver el gobierno de Xiomara Castro en esta extensión, ha sido una determinación producto de la buena voluntad del gobierno del señor Biden, aunque en honor a la verdad, si algo ha hecho el canciller Enrique Reina es sembrar espinas en la relación entre nuestro país y EEUU, con sus infortunadas declaraciones, con las cuales según él y los cuadros radicales de LIBRE, han puesto en su lugar a la representante diplomática de EEUU, por el hecho de aconsejar al gobierno a que retome el camino de la buena gobernanza en beneficio de los hondureños.

Nadie ha tenido que ver con esta nueva extensión del TPS, ha sostenido con toda honradez el señor Juan Flores, ni siquiera la Fundación “15 de Septiembre”, porque hacerlo solo estaba en la potestad del gobierno de EEUU y en lo que “si hemos estado haciendo gestiones es en la designación de otro TPS, que abarque a más hondureños que llegaron siendo damnificados de las tormentas ETA e IOTA, más los compatriotas que huyen del terror de las pandillas”. En esta nueva gestión si ha tenido que ver el gobierno hondureño, nada más que en forma negativa, porque la confrontación entablada por el señor Enrique Reina, al emplear un lenguaje altanero e irrespetuoso para increpar a la embajadora Laura Dogu, solo consiguió construir un muro de hielo en perjuicio de las gestiones que los dirigentes hondureños de las organizaciones realizan con los senadores y congresistas de EEUU, cuyas voces tienen el poder de convencer al gobierno de su país a que favorezca a más ciudadanos hondureños otorgando otra designación de permanencia temporal para que puedan vivir y trabajar legalmente en aquel país.

Sin embargo, nunca es tarde para rectificar y si el gobierno de Xiomara Castro quiere asumir el liderazgo en la gestión de un nuevo TPS, debería comenzar por expresar un mensaje público de gratitud al gobierno y pueblo de EEUU por la nueva extensión del TPS, que seguirá beneficiando a más de 40 mil hondureños que han estado protegidos por el estado de permanencia temporal.

Agrado quiere agrado decía un viejo refrán que nos repetía uno de nuestros corresponsales desde Trujillo, y que equivale a que un favor que se nos hace debe ser correspondido con el agradecimiento de nuestra parte.

Hemos repetido hasta la saciedad, que EEUU ha sido, es y seguirá siendo nuestro mejor aliado en el mundo, que podemos tener relaciones con otros países, pero aliado en el sentido amplio de la palabra: EEUU, la primera potencia del planeta, que hoy más que nunca por razones geo-estratégicas, tiene un profundo interés en prestarnos todo tipo de apoyo, que inexplicablemente es visto con total indiferencia por el Gobierno de Xiomara Castro. Y este es otro gran error que el gobierno debe corregir, especialmente para enfrentar el grave problema de la ENEE, cuyo estado de quiebra está a punto de llevarnos a la bancarrota nacional, de lo que solo EEUU puede salvarnos.

Si el Gobierno de Xiomara Castro rectifica y retoma la senda razonable de estrechar aún más las relaciones con EEUU, la suerte de Honduras y de los hondureños cambiará diametralmente, para salir de lo complicado en que estamos. Y todo puede comenzar partiendo de una sola palabra que parece un término simple, pero que encierra lo más grandioso y sublime que una persona, una autoridad o un país debe expresar cuando ha recibido un enorme favor como ha sido la extensión del TPS.

Agradecer, es el verbo bienhechor que nos corresponde emplear tanto al gobierno como a los hondureños para expresarle a EEUU el sincero agradecimiento por su buen gesto que favorece a miles de hondureños. Porque una buena persona, un buen gobierno y un país generoso deben saber expresar su gratitud cuando han recibido un gran favor de un país amigo. ¡Gratitud ante todo, que es lo que caracteriza a los buenos!

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 11 de noviembre de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum