Generar empleo: un reto abandonado

diciembre 29, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El momento de incentivar el empleo es cuando las cifras de desempleados son alarmantes. Esta es la lógica con la que opera una buena política pública que tienda a enfrentar el grave problema que es el desempleo, y esto no es un asunto que nace propiamente en la economía, que solo es pura teoría. El desempleo no solo es asunto de teorías, el desempleo se ve más en la necesidad de la población, y donde mejor se ve es en el hambre de la gente, porque cuando el jefe de familia no tiene un ingreso por no encontrar un puesto de trabajo, no tiene con qué comprar alimentos, no tiene para comprar medicinas, mucho menos para cubrir otras necesidades como vestuario, calzado, etc…



El reto de todo gobierno es generar empleo y en el caso de Honduras, donde se necesitan miles de puestos de trabajo, la cifra de desempleados al finalizar el ano es escalofriante: tenemos más de tres millones y medio de hondureños desempleados. ¿De qué viven estos compatriotas? ¿Qué actividades deben realizar para agenciarse dinero para llevar comida a su casa? Es obvio que algo están haciendo estos 3.5 millones de hondureños desempleados, para los cuales el gobierno de Xiomara Castro está lejos de darles una solución institucional. Porque si el gobierno de Xiomara piensa que a puro populismo enfrentará esta situación, regalando dinero en efectivo a la gente con los muchos millones que mantiene guardado el gobierno en las bóvedas del Banco Central, podrá contentar a unos, pero no a todos. Y lo hará por algún tiempo, pero no por todo el tiempo.

El Gobierno de Xiomara Castro, orientado por malos asesores que han demostrado ser insensibles a la realidad del desempleo creciente, lejos de estimular el empleo, está nadando contra la corriente, haciendo de la generación de empleo un reto olvidado. Con la predica anticapitalista desde el alto nivel del gobierno, se construyó un muro de contención para que a Honduras no vengan los inversionistas, y como señal, este discurso es lo más lesivo al interés oficial de atender la necesidad de trabajo que hay en el 40% de la población hondureña que está desempleada.

La política del Gobierno de Xiomara Castro, de reservar todo el dinero posible para sus proyectos políticos, es lo que mantiene a las diferentes secretarías de Estado con una ejecución muy baja, lo contrario a lo que el economista John Maynor Keynes recomendó hace ochenta años, aconsejando que el gobierno utilizara las políticas fiscales para propulsar la economía en los momentos de crisis. Siguiendo el consejo de Keynes, el presidente Lyndon Johnson en 1965 propuso al Congreso de EEUU que aprobara una reducción de los impuestos y un incremento de los gastos públicos del gobierno, una medida que fue exitosa en dos sentidos: logro estimular la economía y activo la generación de empleo de manera masiva, reduciendo el desempleo como pocas veces se consiguió en EEUU.

En conclusión, Keynes dijo que es responsabilidad del gobierno estimular la economía a través del gasto público cuando hay desempleo, aunque los gastos sean superiores a los ingresos, porque al final la economía se equilibra y el empleo hace que haya circulante económico y la población tenga más poder adquisitivo. Este es el momento que el Gobierno de Xiomara Castro y todas las secretarías de Estado empiecen a ejecutar su presupuesto a ritmo acelerado, tanto en los programas de gobierno como en el cumplimiento de las obligaciones salariales que están siendo retrasadas sin más sentido que el de crear conflicto por alguna razón política.

Como ejemplo especifico, el gobierno debería concluir el Canal Seco, desde Goascorán hasta Coyolito, y empezar la construcción del puente que unirá Amapala a tierra firme, construir un muelle lo suficientemente amplio, igual que instalaciones portuarias en Amapala, para convertir a Honduras en la segunda salida del Pacífico al Atlántico. Con esta obra se generaría una enorme cantidad de empleo y se activaría el tránsito de mercaderías de los países asiáticos hacia la costa este de EEUU. Como hemos dicho otras veces, si el Canal de Panamá es una mina de oro para los panameños, el Canal Seco, activado desde Amapala a Puerto Cortés, cuando menos será una mina de plata para los hondureños.

Y además, revertir la disposición absurda, producto de la falacia marxista de la izquierda perversa, de eliminar las Zonas de Empleo y Desarrollo, que en otros países, incluyendo Cuba y Venezuela, están produciendo empleo masivo, como recientemente lo reconoció el mismo Nicolás Maduro, al anunciar un crecimiento económico gracias a la creación de empleos.

Por supuesto que, teniendo funcionarios de baja calidad como Pedro Barquero, el Gobierno de Xiomara Castro no tiene a alguien que realmente sepa tomar decisiones que le ayuden al gobierno hondureño a salir del atolladero que es el desempleo, que hoy se traduce en más de 3 millones y medio de hondureños que no tienen un empleo donde perciban un salario.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 29 de diciembre de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum