Gemelas fueron acusadas de hacer trampa en la universidad, pero ganaron el juicio y ganaron más de un millón de dólares

diciembre 8, 2022

Estados Unidos.

Kayla Kellie Bingham están acostumbradas a estar sincronizadas. Después de todo, son gemelas idénticas, y pensaron que eso explicaba por qué tienen los mismos modales, ambas jugaron en el mediocampo y tomaron la misma decisión de estudiar la carrera para ser doctoras de la Universidad Médica de Carolina del Sur.



Sus similitudes nunca las metieron en problemas hasta que las llamaron a la oficina del administrador de la universidad en mayo de 2016, aproximadamente una semana después de sus exámenes de fin de año. Kayla y Kellie habían entregado documentos de prueba con lo que los supervisores consideraron similitudes inusuales. En 296 de 307 preguntas, habían escrito las mismas respuestas. En 54 de ellos, anotaron las mismas respuestas incorrectas.

En palabras del administrador, eso “no se veía bien”.

“Nos dijo que nos acusaban de deshonestidad académica”, dijo Kayla, de 31 años, a The Washington Post. “Estábamos anonadados”.

Las hermanas Bingham fueron investigadas por un consejo de honor universitario, que dictaminó que habían colaborado en sus exámenes. Apelaron y anularon la decisión. Luego llevaron a la universidad a los tribunales.

¿Su argumento?: Ese Centro Médico Universitario (MUSC), por sus siglas en inglés, debería haber sabido que los gemelos idénticos a menudo se desempeñan de manera similar en las pruebas. Un profesor de psicología testificó que las puntuaciones similares de Kayla y Kellie podrían explicarse por sus perfiles genéticos. En noviembre, un jurado se puso del lado de las gemelas y les otorgó un total de 1,5 millones de dólares por daños.

Kayla dijo que la universidad las difamó a ella y a su hermana, y que las acusaciones descarrilaron sus sueños de convertirse en doctoras.

“Simplemente me derrumbé”, dijo. “Fue el peor momento de mi vida”.

El MUSC y los abogados de la universidad se negaron a comentar con The Post, citando mociones posteriores al juicio que cuestionan el veredicto que aún no se ha decidido.

Nancy Segal, la profesora que testificó en el caso de las Bingham, dijo que muchas personas no se dan cuenta de lo similar que pueden comportarse los gemelos idénticos.

“Todos somos educados para creer, y con razón, en las diferencias individuales de comportamiento y apariencia”, dijo Segal en una entrevista. “Cuando las personas se encuentran con dos personas que se parecen tanto y actúan de la misma manera, les intriga. Va en contra de la forma en que creen que funciona el mundo”.

Segal, quien enseña en la Universidad Estatal de California en Fullerton y dirige el Centro de Estudios de Gemelos de la universidad, dice que las investigaciones muestran que los gemelos idénticos son más parecidos en puntajes de coeficiente intelectual y fortalezas y debilidades mentales específicas que los gemelos fraternos o las personas que no están emparentadas.

En su testimonio en la corte, Segal hizo referencia a un estudio de 1990 del que fue coautora con investigadores de la Universidad de Minnesota que sometió a más de 100 pares de gemelos idénticos y fraternos a 50 horas de evaluación médica y psicológica. El estudio encontró que los gemelos idénticos, incluso los criados separados, exhibieron una fuerte correlación en varias pruebas para medir la inteligencia verbal y no verbal. Los gemelos idénticos criados juntos, como lo fueron Kayla y Kellie, exhibieron la correlación más fuerte.

“Los gemelos idénticos tienden a mostrar patrones similares, comportamientos similares al tomar exámenes, respuestas incorrectas similares, porque procesan la información de la misma manera”, dijo Segal a The Post.

Opinión psicológica

Tony Vernon, un psicólogo que enseña y estudia genética del comportamiento en la Universidad Mount Royal en Canadá, estuvo de acuerdo en que los resultados de los Bingham no eran inusuales para los gemelos idénticos. Vio tendencias similares, dijo, cuando tres pares de gemelos idénticos tomaron sus clases de estadística.

“Lo que me hubiera asombrado hubiera sido que uno de ellos hubiera reprobado el examen y el otro hubiera obtenido un 90 [por ciento]”, dijo Vernon.

Según documentos judiciales, el MUSC alegó que después de notar puntajes similares en las pruebas de las gemelas en una auditoría de la primera parte del examen, un supervisor observó que las dos se sentaron una al lado de la otra y parecían estar “asintiendo inusualmente” y escribiendo notas que parecían intentos de comunicarse entre sí en los márgenes de su papel borrador. La universidad envió los puntajes de las pruebas a una empresa forense de datos, Caveon, que informó que las posibilidades de que dos pruebas similares se completaran de forma independiente eran “menores que una persona que gana cuatro sorteos consecutivos de Power Ball”.

Kayla dijo que cree que el supervisor que notó el comportamiento de los gemelos había “creado un sesgo de confirmación” después de ver sus puntajes similares en las pruebas, y agregó que los promedios de calificaciones de ella y Kellie en la universidad y la escuela secundaria, así como sus puntajes del SAT (examen de admisión de las universidades de Estados Unidos) y del MCAT (prueba de admisión al Colegio de Medicina), fueron todos muy similar. En testimonio, Segal dijo que el análisis de Caveon debería haber tenido en cuenta el hecho de que Kayla y Kellie eran gemelas idénticas.

En noviembre, un jurado falló a favor de las hermanas Bingham en reclamos de difamación y les otorgó 750.000 dólares a cada una por daños y perjuicios. A principios de este mes,el MUSC presentó mociones posteriores al juicio para impugnar tanto el fallo como la cantidad de daños establecida por el jurado.

Kayla y Kellie dijeron que se retiraron del MUSC en 2016 por recomendación de un decano después de experimentar la hostilidad de otros estudiantes luego de la investigación de sus exámenes. Se mudaron juntas a Florida, regresaron a Carolina del Sur después de optar por estudiar derecho y ahora ambos trabajan como asesores de asuntos gubernamentales en el mismo bufete de abogados de Columbia, Carolina del Sur.

También llegaron a todas esas decisiones por separado, insiste Kayla. Estaba un poco sorprendida, dijo, ya que pensó que a Kellie le resultaría difícil dejar la medicina.

“No estoy hablando por ella”, dijo Kayla. “Pero dicho esto, también la conozco mejor que nadie en el mundo”.

(c) 2022, The Washington Post

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum