Florida supera los 100 mil casos de COVID-19

junio 22, 2020

 

Estados Unidos



Florida superó este lunes la barrera de los 100 mil casos de COVID-19, con 2 mil 926 nuevos en las últimas 24 horas y en medio de una preocupación creciente que choca con la firme postura de las autoridades en contra de cualquier medida que detenga la actividad económica.

Los 2 mil 926 casos de hoy siguen a una semana en la que la cuenta de la enfermedad se incrementó en más de 24 mil 500 casos, cuando se supone que el peligro ya había remitido después de la cuarentena y Florida iba camino de la tercera fase de la reapertura.

Al día de hoy Florida lleva acumulados 100 mil 217 casos de COVID-19, de ellos 3 mil 173 mortales, de acuerdo con el Departamento de Salud.

La cifra de casos nuevos de hoy es la primera por debajo de los 3 mil desde el miércoles pasado. El récord absoluto está en los 4 mil 049 casos nuevos contabilizados el sábado 20 de junio.

Mientras las autoridades siguen empeñadas en que el proceso de reapertura del estado siga adelante, los especialistas en salud llaman a la población a protegerse del repunte sin esperar a que el gobernador o los alcaldes tomen medidas.

“No hay tratamiento contra esta enfermedad, solo existe la prevención”, subrayó en declaraciones a la prensa el infectólogo John Sinnott, de Tampa.

El repunte de la incidencia del COVID-19, que se ha dado en coincidencia con el inicio de la reapertura de negocios no esenciales como restaurantes y espacios públicos como playas, se ha traducido en un aumento de los ingresos hospitalarios, lo que ha reducido la disponibilidad de camas en los centros médicos.

De ayer a hoy hubo 83 nuevas hospitalizaciones, según la comparación de la cifra acumulada (13 mil 119) hasta este lunes desde el 1 de marzo, fecha en la que se considera oficialmente que la pandemia estalló en Florida.

El porcentaje de camas sin ocupar en las casi 6 mil unidades de cuidados intensivos en Florida para adultos es hoy de 26.96 por ciento y el de las 701 camas en esas mismas unidades para niños de 34.24 por ciento, pero en ambos casos son cifras en descenso.

En cuanto a las camas en planta hospitalaria, la disponibilidad está en el 27.81 por ciento, de acuerdo con la Agencia de Administración de Salud de Florida.

Investigadores del Instituto de Salud Global de la Universidad de Harvard han hecho modelos sobre la propagación del virus en Florida en distintos escenarios y en plazos de seis a 18 meses para prever cuándo se producirá una escasez de camas hospitalarias.

La ocupación llegaría a casi el 100 por ciento en el mejor escenario, que es el de que un 20 por ciento de los adultos del estado necesite hospitalización en un plazo de 18 meses.

Las autoridades estatales insisten en que el aumento de los casos diarios de COVID-19 se debe a que ahora se hacen más pruebas y en más lugares para detectar la enfermedad que al principio de la pandemia.

Desde el 1 de marzo hasta hoy se han sometido a las pruebas un millón 618 mil 540 personas y un 6.2 por ciento ha dado positivo. La semana pasada el porcentaje estaba en el rango de los 5 puntos.

En Miami-Dade, principal foco de la enfermedad en Florida, con 26 mil 239 casos y 884 muertes, el porcentaje de positivos en las 26 mil 239 personas sometidas a pruebas llegó este lunes al 10 por ciento.

Palm Beach, con 10 mil 943 casos y 468 muertes por COVID-19, tiene un porcentaje de positivos del 8.8 por ciento, superior al del segundo con más afectados, Broward, con 11 mil 327 casos y 373 muertes, donde el 6.8 por ciento de las pruebas ha dado positivo.

Especialistas como Sinnott tienen su tabla de mandamientos para los que quieren evitar formar parte de las estadísticas de COVID-19: usar mascarillas, lavarse las manos a conciencia y cumplir con el distanciamiento social.

Son las mismas que se recomendaban al principio de la pandemia en Florida e igual de válidas, aunque con la reapertura muchos floridanos parecen haberlas olvidado.

“En los últimos días se han extremado los controles para ver qué locales no cumplen con las medidas de seguridad durante la pandemia y las autoridades han cerrado al menos tres en Miami-Dade.

El índice de desempleo de Florida, que a comienzos de año era de menos de tres puntos, marcó en mayo un récord de 14.5 por ciento y el sector turismo, uno de los grandes motores de este estado, está todavía dando sus primeros pasos después del cierre por COVID-19.