Extraña enfermedad postra a jovencita con excelencia académica

septiembre 5, 2021

Honduras

La vida de Sarahí Rápalo cambió de la noche a la mañana, con apenas 15 años, el pasado 13 de noviembre, cuando de repente ya no despertó.



Sus padres, alarmados, la llevaron a una clínica donde el médico les informó que la joven había quedado en coma, condición en la que estuvo mes y medio, hospitalizada, y hasta la fecha no tienen un diagnóstico preciso sobre lo acontecido.

Cuando la menor despertó, ya no tenía movilidad en varias partes del cuerpo, además no recordaba nada, actualmente y con algunos medicamentos ha estado recobrando su memoria.

Lamentablemente, desde hace tres meses ya no camina porque el padecimiento le ha ido generando daños que la mantienen postrada en una cama.

Ruth Lozano, madre de la joven, expresó que ha sido la situación más difícil que como familia han enfrentado, porque aún no saben qué es lo que tiene la menor.

«Tenía una vida normal, estudiaba y podía hacer cualquier actividad, siempre ha sido excelencia académica desde preparatoria, pero la vida ahora le cambió y eso es triste verla en esa condición”, contó con tristeza.

La madre declaró que los médicos les han dicho que en el país no cuentan con suficiente ciencia o tecnología para detectar qué fue lo que ocurrió mientras ella dormía, para luego quedar en coma, por tal razón les recomendaron llevarla a Estados Unidos para que le hagan estudios y así obtener el diagnóstico.

Agregó que “en un principio nos dijeron que tenía esclerosis múltiple, luego que era mielitis transversa, pero lo raro es que le han hecho exámenes y no tiene tumor en el cerebro, ni leucemia».

Lozano dijo que no cuentan con recursos económicos para realizar gestiones y viajar al extranjero, tampoco pueden pagar el tratamiento médico que requiere, ya que le han estado haciendo resonancias.

Añadió que varios especialistas le han hecho otros exámenes y lograron cubrir gastos con la ayuda de amigos que se solidarizaron.

Comentó que algunas resonancias les cuestan 8,000 lempiras y otras 15,000, más el costo de la consulta, que son 1,200.

Asimismo, afirmó que durante 10 años se ha dedicado a hacer tortillas para vender, pero las ventas están bajas y no logra cubrir los gastos médicos.

La progenitora de la menor dijo que el padecimiento de su hija le ha provocado otras enfermedades como diabetes, hipertensión y hasta problemas en el corazón, por lo que ha tenido que llevarla donde varios doctores, un especialista para cada enfermedad, lo que les ha generado más gastos.

La joven, aparte de perder movilidad, también ha perdido masa muscular.

“A pesar de no poder moverse y con dolores permanentes, ella es muy aplicada en sus estudios porque sigue recibiendo clases y haciendo exámenes, los maestros la han apoyado y le dicen que no se preocupe porque sus notas son excelentes”, contó.

“Si pudiera montármela al lomo, me iría mojado”, señaló Carlos Rápalo, padre de la menor.

Manifestó que tenía su trabajo, pero cada vez que necesitaban mover a la muchacha para llevarla donde el doctor, él la llevaba, por lo que en la empresa donde laboraba no les gustaba darle permiso, tuvo que dejar de trabajar y ya tiene casi un año de estar sin empleo.

“Agradezco a un amigo que por él tengo viva a mi hija, pagó todos los gastos de la clínica y así otros que me han colaborado, pero ahorita estamos necesitando para gestionar trámites de visa y llevarla a Estados Unidos, es difícil, pero confío en Dios que vamos a salir de esta prueba”, manifestó.

Después de unos minutos relatando su crítica situación, Rápalo no pudo contener sus lágrimas y dijo que solo Dios y con el apoyo de gente solidaria pueden solventar el problema.

INSOPORTABLE

El dolor en el cuerpo de la joven es imparable, pero tiene momentos en los que está atenta a lo que se le dice y puede hablar con claridad.

Mientras permanecía acostada en su cama, dijo que “solo tengo 15 años, no quisiera estar así, espero estar bien”.

Sus metas son cursar la carrera de Enología, que consiste en especializarse en vinos, porque le gusta la tierra, trabajarla y el proceso es bastante interesante porque es parte de la creación de este producto, según la joven.

A BUENOS SAMARITANOS

Las personas que deseen colaborar con la causa de Sarahí Rápalo pueden comunicarse a los números 9690-0323 y al 9806-7953, para que recupere la movilidad en su cuerpo y pueda llevar una vida normal.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *