Expertos: Cancelación de TPS confirma una “amenaza ” para inmigrantes

mayo 4, 2018

La más reciente medida del gobierno de Trump indica que la única consideración que se toma en cuenta es el deseo de expulsar a la mayor cantidad de extranjeros.

Estados Unidos

Para tomar la decisión de cancelar el TPS a casi 60,000 hondureños, muchos de los cuales viven desde hace más de 20 años en este país, el gobierno de Estados Unidos consideró única y exclusivamente su agenda política e ignoró el espíritu que movió al Congreso estadounidense a crear este programa en 1990: salvar vidas.



Así lo señalaron varios líderes de la comunidad latina y de organizaciones de derechos humanos, así como líderes políticos, tras el anuncio de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dará sólo hasta enero de 2020 a los hondureños para regresar a su país.
Con ello, Estados Unidos condena a estos residentes de largo tiempo en Estados Unidos y a sus descendientes a volver a un país que expulsa a 6,000 personas cada año y que, de acuerdo a organismos internacionales como la CEPAL y las Naciones Unidas, está en una de las peores situaciones del continente.

La decisión se suma a muchas otras que ha tomado el gobierno de Trump en meses recientes, y presenta una “amenaza existencial” para los inmigrantes en los Estados Unidos, dijo un indignado Sharry.

Relacionado: EEUU coordinará con Honduras proceso de retorno de hondureños al país

“No se puede engañar a nadie, la lucha para defender a cientos de miles de personas es muy cuesta arriba”, dijo Sharry. “No puedo asegurar que todo va a estar bien, que vamos a lograr salvarlos , porque hace falta que, para ello, pasen una serie de cosas que no están nada claras”.

Con el caso de Honduras, ya son casi medio millón de personas afectadas por suspensiones al programa TPS. Esto incluye a unos 327,000 inmigrantes de El Salvador, Haití, Nicaragua, Sudán, Liberia y Nepal, al igual que un estimado de 156,000 hijos nacidos en los Estados Unidos.

Si a eso se suman los 800,000 dreamers cuyo DACA pende de un hilo, y el aumento en arrestos y deportaciones, el gobierno de Donald Trump está acercándose a un éxito rotundo que no ha tenido en otras áreas de lograr imponer su plataforma política.

“Esta gente no quiere que nadie se legalice, lo que quieren es que cientos de miles de personas se vayan. Es tan simple como eso, y el Congreso actual no va a hacer absolutamente nada para evitarlo”, dijo Sharry.

Los grupos pro inmigrantes en Washington ya comenzaron a trazar estrategias sobre el futuro inmediato, dijo el líder, pero nada va a cambiar a menos que cambie el Congreso y, probablemente, el propio presidente, dijeron.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *