Ex narcotraficante y bloguero se salvó de ser asesinado por sicario; horas después lo acribillan saliendo de un bar (VÍDEO)

octubre 25, 2019

Por medio de un sitio web, divulgaba información privilegiada de la organización a la que antes pertenecía

Holanda

Las autoridades en Holanda, están tras la pista de un grupo criminal que estaría vinculado al asesinato de Martin Kok, un ex narcotraficante y bloguero.



Kok había cumplido dos condenas por asesinatos, cometidos en 1989 y 2001. A sus 49 años, fue asesinado.

A través del sitio web Vlinderscrime, Kok había divulgado información sobre la organización criminal para la que trabajaba.

Por lo tanto, se convirtió en un blanco de delincuentes. En anteriores ocasiones intentaron matarlo, atacando su casa o colocando una bomba en su auto.

El intento más dramático, a juzgar por los visuales distribuidos por las autoridades, ocurrió el 8 de diciembre de 2018.

Cámaras de vigilancia grabaron el momento en que un sicario se le acercó por la espalda a Kok cuando salía de un hotel en Ámsterdam, y le apuntó con un arma a su cabeza.

El disparo no se produjo (las razones se desconocen); segundos después, el sujeto abandonó el lugar. Kok no se dio cuenta.

Luego de ese incidente -en horas de la tarde-, Kok y un acompañante, el escocés Christopher Hughes se juntaron en el club Boccacio, en la localidad de Laren. Cuando Kok se dirigía a su coche, un desconocido lo mató a balazos. Hughes abandonó el lugar tras el ataque.

Este martes, el portavoz de la policía neerlandesa, Willemijn Pomper, indicó al programa televisivo Opsporing Verzocht que, en coordinación con la Interpol, andan tras Hughes – empleado de la empresa MPC- y otros cuatro sujetos (todos escoceses) extremadamente peligrosos bajo cargos de asesinato, secuestro y tráfico de drogas.

La empresa MPC comercializa teléfonos móviles encriptados. Precisamente, el equipo de estos dispositivos le impidió a la Policía descifrar el contenido de los mensajes enviados y recibidos por Kok.

El occiso promocionaba en su sitio web y en sus cuentas de redes sociales mensajes publicitarios de la compañía, así como mercancías con el logo de MPC, por lo cual recibía un pago.