Evo Morales reivindica su triunfo en Bolivia e insiste en un “golpe de Estado interno y externo”

octubre 24, 2019

Evo Morales, que gobierna desde 2006 y de confirmarse el resultado seguiría en el poder hasta 2025, ha insistido en la teoría del «golpe de Estado interno y externo».

Bolivia

Evo Morales se ha proclamado este jueves ganador de las elecciones celebradas el domingo en Bolivia. El presidente ha reivindicado la victoria en primera vuelta a pesar de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) aún no había anunciado los resultados oficiales.



El recuento, con casi el 99% de los votos escrutados, le da la victoria sin necesidad de una segunda ronda frente al candidato opositor Carlos Mesa.

La ventaja, un 47% frente a un 36,6%, apenas supera los 10 puntos requeridos para evitar una nueva votación. «Empezamos por una buena noticia», ha dicho Morales en una conferencia de prensa.  «Ganamos en primera vuelta», ha agregado antes de cargar contra la oposición, que le acusa de fraude.

Mire aquí: Evo Morales califica la reacción opositora de «golpe de Estado» en Bolivia

El mandatario, que gobierna desde 2006 y de confirmarse el resultado seguiría en el poder hasta 2025, ha insistido en la teoría del «golpe de Estado interno y externo», ha afirmado que si el cómputo final establece que debe haber una segunda vuelta, se medirá con su adversario, pero se mostró convencido del triunfo.

Arremetió duramente, además, contra Mesa, que también fue presidente entre 2003 y 2005. «Carlos Mesa no solo ha sido un cobarde, sino que es un delincuente», enfatizó. También lanzó críticas a la misión de observación de la Organización de los Estados Americanos.

El organismo recogió el guante del Gobierno y aceptó realizar una verificación del proceso electoral, aunque exige que las conclusiones sean vinculantes.

«Nuestro deseo es que se haga una auditoría de la votación», mantuvo Morales. «No quiero entender», afirmó, «que la misión ya está con el golpe de Estado». No aclaró si acepta los términos de la organización multilateral, pero habló de una negociación.