Eta, Iota y la pandemia constituyen el efecto más devastador de la historia del país

diciembre 21, 2020

El presidente Hernández llamó a trabajar unidos para levantar el país.

Tegucigalpa, Honduras

El presidente Juan Orlando Hernández declaró hoy que las tormentas Eta y Iota más la pandemia de covid-19 constituyen el efecto más devastador de la historia de Honduras, dejando un impacto superior a los 100 mil millones de lempiras.



El mandatario se expresó en estos términos durante la entrega del Informe de Evaluación de Daños y Pérdidas causadas por las tormentas Eta y Iota que realizó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) con el apoyo del Gobierno, Sistema de las Naciones Unidas, Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Mundial, y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), entre otros sectores.

El impacto de la pandemia más las tormentas Eta y Iota superan los 100 mil millones de lempiras; según el informe de la Cepal, estos fenómenos tropicales representan un daño de 45.676 millones de lempiras y a esto se le suma que el Banco Central de Honduras (BCH) estima que la covid-19 representa un daño a la economía de 55.000 millones de lempiras

“No es una cifra menor, es el mayor efecto devastador que hemos tenido en la historia; por tanto, nos corresponde unirnos todos, dar el mejor de nuestros esfuerzos y pensar, desde luego, en la dimensión humana de esta tragedia para poder acompañar a nuestros hermanos más necesitados en este momento”, expresó el mandatario hondureño.

Vea aquí: BCH y Cepal calculan que pérdidas por la pandemia, Eta y Iota superan los 100 mil millones de lempiras

Trabajar unidos

El presidente Hernández llamó a trabajar unidos para levantar el país; “como todo en la vida, a pesar de ser difícil, estamos conscientes que unidos y poniendo todo nuestro empeño es que nos vamos a levantar”.

Aseguró que, a pesar del triple impacto, la disciplina con la que se ha venido manejando la parte macroeconómica da un enorme espacio para que el país pueda iniciar el proceso de reconstrucción.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *