Esto es lo que hace el coronavirus en el cuerpo antes de matarlo

marzo 10, 2020

 Los adultos mayores y las personas con sistemas inmunológicos comprometidos están en mayor riesgo de sufrir complicaciones por el coronavirus.

Estados Unidos

A pesar del gran número de infectados por el coronavirus COVID-19 en el mundo, en realidad son pocos los casos que llegan a ser graves y que se convierten en estadísticas mortales. Sólo uno de cada siete pacientes desarrolla complicaciones severas y únicamente un seis por ciento se vuelve crítico.



Pero lo que hace el coronavirus en el cuerpo antes de matarlo, ha sido descrito por un informe de Bloomberg que señala que, si bien se trata de pocos casos, la muerte puede ocurrir muy rápidamente.

En general, el cuadro clínico no es muy diferente de una gripe regular. El contagio puede ocurrir al tener contacto con una persona enferma que, al toser, estornudar o hablar, expulsa gotitas de saliva cargadas de virus. Es muy probable que el contagio comience en la nariz. Si la enfermedad se queda en las vías aéreas superiores (nariz y garganta), es menos grave, pero si baja pro la tráquea hacia los pulmones, todo empieza a complicarse.

Las defensas naturales del cuerpo intentarán entonces reparar el daño en los pulmones al mismo tiempo que éste ocurre. En el mejor de los casos, los glóbulos blancos eliminan los patógenos y la infección en unos cuantos días; pero si el sistema inmunológico reacciona con demasiada fuerza, es posible que destruya no sólo las células infectadas, sino también células sanas.

Lea aquí: Florida declara estado de emergencia para hacerle frente al coronavirus

El reporte explica que el propio organismo puede eliminar células protectoras que producen moco o los cilios que mantienen las secreciones fuera de los pulmones. Es entonces cuando los pulmones pueden contraer una infección bacteriana secundaria que usualmente mata células fundamentales del tracto respiratorio que evitan la reparación de estos órganos.

Al dañarse los pulmones, otros órganos vitales como el hígado, el corazón, los riñones y el cerebro pueden sufrir una severa falta de oxígeno que les provocará daños irreversibles. Entonces las fallas orgánicas ocurren en cascada y es prácticamente imposible recuperarse.

Es por ello que los adultos mayores y las personas con sistemas inmunológicos comprometidos están en mayor riesgo de sufrir complicaciones por el COVID-19. Afortunadamente, el número de casos en China, el epicentro de la enfermedad, ha comenzado a experimentar una reducción que el mundo ve con buenos ojos.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *