Este es el futuro de la pandemia de coronavirus

mayo 11, 2020

Estados Unidos

Por ahora sabemos que el nuevo coronavirus estará con nosotros durante un tiempo bastante largo.



“Exactamente cuánto tiempo es algo que aún está por verse”, dijo Marc Lipsitch, un epidemiólogo de enfermedades infecciosas en la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de la Universidad de Harvard. “Será cuestión de manejarlo durante meses o un par de años. No se trata de superar el pico, como creen algunas personas”.

Una sola ronda de distanciamiento social que incluye medidas como cerrar las escuelas y los lugares de trabajo, limitar el tamaño de las reuniones y las cuarentenas de diferentes intensidades y duraciones no será suficiente a largo plazo.

En aras de gestionar nuestras expectativas y gobernarnos en consecuencia podría ser útil, para nuestro estado mental pandémico, imaginar esta situación, existencialmente, al menos, como una onda solitónica: una onda que sigue rodando y rodando, que continúa con su propia potencia durante una gran distancia.

En 1834, el ingeniero y arquitecto naval escocés John Scott Russell vio por primera vez una onda de ese tipo mientras viajaba por el Canal Unión. La siguió a caballo y, como escribió en su “Reporte sobre ondas”, logró adelantarla a unos 12 kilómetros por hora, además tenía unos 9 metros de largo y más o menos 30 centímetros de altura. “Pasado un tiempo, su altura gradualmente disminuyó, y después de seguirla por una distancia de 2 kilómetros, la perdí en unos recodos del canal”.

De manera similar, la onda pandémica estará con nosotros en el futuro previsible antes de que disminuya. Pero dependiendo de la ubicación y las políticas vigentes, tendrá dimensiones variadas y dinámicas que viajan a través del tiempo y el espacio.

“Hay una analogía entre el pronóstico del tiempo y el modelado de enfermedades”, dijo Lipsitch. Ambos, señaló, son descripciones matemáticas simples de cómo funciona un sistema: basándose en la física y la química en el caso de la meteorología; y en el comportamiento, la virología y la epidemiología en el caso del modelado de enfermedades infecciosas. Por supuesto, dijo, “no podemos cambiar el clima”. Pero podemos cambiar el curso de la pandemia, con nuestro comportamiento, y con el equilibrio y la coordinación de factores psicológicos, sociológicos, económicos y políticos.

Lipsitch es el coautor de dos análisis recientes uno del Centro de Investigación y Políticas de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota, el otro de la Escuela Chan que fue publicado en Science que describen una serie de variantes que la onda pandémica podría tomar en los próximos meses.