Estados Unidos: Militares cercan su frontera con alambres de púas

noviembre 3, 2018

El cable de protección se extiende a lo largo del río Bravo

 

 



Estados Unidos

Para detener a los miles de migrantes que van en caravana, los militares del ejército de Estados Unidos, colocaron alambre de concertina en el puente fronterizo de Mc-Allen, Hidalgo, que divide la frontera con México y Estados Unidos.

Ya se desplegaron rollos de alambre de púas por 35 kilómetros de la frontera y el Pentágono podría seguir desplegándolos por otros 240 kilómetros más.

Lea aquí:     Trump se retracta de amenaza de disparar contra migrantes

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó a las tropas de la frontera que reforzaran la seguridad en los puntos por donde la caravanade migrantes podría intentar cruzar en las próximas semanas.

Los soldados estarán armados, pero se supone que no deben entrar en contacto directo con los migrantes. Su rol será proporcionar apoyo logístico a los guardias de las fronteras.

Más de 7,000 efectivos militares estadounidenses estarán posicionados el fin de semana en tres estados fronterizos con México, a días de las elecciones legislativas del 6 de noviembre, en las que el tema migratorio es central en la campaña del presidente Donald Trump.

La cifra corresponde a lo ya anunciado: el envío a la frontera de 5,239 solados, que se unirán a 2,100 reservistas de la Guardia Nacional ya desplegados ahí desde hace meses, indicó este viernes el portavoz del Comando Norte del ejército estadounidense (Northcom), Michael Kucharek.

El Northcom supervisa la operación «Patriota fiel», destinada a bloquear las caravanas de migrantes centroamericanos que se dirigen hacia Estados Unidos para pedir asilo.

Donald Trump, ordenó a las tropas de la frontera que refuercen la seguridad en los puntos de entrada donde una caravana de inmigrantes puede intentar cruzar en las próximas semanas.

Los refuerzos estarán posicionados de antemano en la base aérea DavisMonthan, en Arizona, la base naval de San Diego y la de los Marines en Pendleton, ambas en California; y la base naval de Corpus Christi en Texas.

Pero su destino final «está aún por definirse», precisó Kucharek a la AFP.

Según un responsable del Pentágono que pidió el anonimato, un millar de soldados ya habían llegado el viernes a McCallen, Texas, uno de los principales cruces fronterizos con México.

Estarán encargados de operaciones logísticas y especialmente de la construcción de carpas «para nuestros soldados», dijo Kucharek, destacando que no se ha tomado ninguna decisión aún sobre un eventual levantamiento de carpas para migrantes, como sugirió Trump durante un discurso electoral.

A días de las elecciones de medio mandato,  Trump ha colocado en el centro del debate político el tema migratorio, buscando movilizar a su base en unos comicios en los que su partido Republicano podría perder el control del Congreso.

Trump dijo esta semana que los migrantes detenidos en la frontera serían retenidos en campamentos de carpas hasta que culmine la evaluación de sus solicitudes de asilo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *