Estados Unidos aportará 108 mdd a la OMS pese a deseo de salir del organismo

septiembre 2, 2020

 

Estados Unidos 



El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, accedió a dar 108 millones de dólares a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para financiar programas contra la polio y la gripe, pese a que sigue firme en su deseo de retirarse en julio de 2021.

En una conferencia de prensa telefónica, funcionarios del gobierno explicaron este miércoles que esos 108 millones ayudarán a subvencionar esfuerzos contra la polio y la gripe en Libia, Siria, Pakistán y Afganistán, entre otras naciones.

La decisión supone una victoria para quienes dentro de la Administración consideran que Washington estaría poniendo en peligro su propia seguridad si suspende todas sus contribuciones a la OMS, algo que Trump anunció en abril pasado.

Tres meses después, el gobernante estadounidense inició formalmente el proceso para sacar a su país de la OMS en julio de 2021.

A pesar de las nuevas contribuciones, Washington sigue firme en su deseo de salir del organismo, al que culpa de haber sido parcial en favor de China durante la pandemia de COVID-19, explicó a la prensa Nerissa Cook, la “número dos” de la oficina del Departamento de Estado que interactúa con la OMS.

La OMS necesita implementar reformas y eso empieza con demostrar que es independiente del Partido Comunista chino“, aseveró Cook.

Además, la diplomática anunció que Washington no otorgará a la OMS los 65 millones de dólares que aún estaban pendientes para este año.

En concreto, según reveló Cook, Estados Unidos había presupuestado 123 millones para la OMS para este periodo fiscal (de octubre de 2019 a septiembre de 2020): 58 ya se habían entregado antes de que, en abril, Trump anunciara que suspendía sus contribuciones y todavía quedaban 65 por otorgar.

Esos 65 millones ahora no irán a la OMS, sino que se “reprogramarán” para Naciones Unidas, dijo Cook, quien no ofreció más detalles sobre exactamente a dónde irán a parar esos fondos.

Esta nueva decisión promete abrir un nuevo frente de batalla con el Congreso, ya que el Ejecutivo está obligado a mantener sus contribuciones a la OMS hasta que se haga efectiva su salida del organismo dentro de un año, según un acuerdo firmado con el Legislativo.

De acuerdo a ese pacto, el Congreso podría, por ejemplo, extender el plazo para la entrada en vigor de la retirada, y reclamar que Estados Unidos no solo entregue los fondos pendientes a la OMS para el año fiscal actual, sino para el ciclo presupuestario de dos años por el que opera el organismo, según un informe elaborado en junio por el independiente Servicio de Investigación del Congreso estadounidense (CRS, en inglés).

La noticia de hoy llega en un momento en el que el organismo sigue intentando combatir una pandemia que está lejos de quedar bajo control y que ha afectado a Estados Unidos más que a ningún otro país, con más de seis millones de contagiados por COVID-19 y casi de 185 mil fallecidos.

Si Washington acaba retirándose, la OMS se quedaría sin su principal donante, que en los últimos años le ha aportado entre 400 y 500 millones de dólares anuales, aproximadamente el 15 por ciento del presupuesto total de la organización.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *