Estados Unidos advierte a migrantes hondureños que su viaje está “destinado al fracaso”

enero 17, 2020

 

Honduras



Los migrantes hondureños que intenten ingresar de manera irregular a territorio estadounidense serán “detenidos y deportados” a su país, aseguró este viernes la embajada de Estados Unidos en Honduras.

La legación diplomática lamentó en un comunicado que otro grupo de hondureños salió de su país en una caravana bajo “la falsa expectativa de llegar a los Estados Unidos y permanecer allí ilegalmente”.

“Hemos fortalecido nuestra frontera para que migrantes irregulares no la puedan cruzar y aplicaremos estrictamente nuestras leyes migratorias“, enfatizó la Embajada estadounidense en el país centroamericano.

Más de 3 mil 500 hondureños salieron del país entre el martes y el miércoles y hoy se preparan para ingresar a México por dos puntos fronterizos desde Guatemala.

La embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa aseguró que los migrantes que intenten ingresar a ese país de forma ilegal serán “detenidos y deportados”.

Agregó que decenas de miles de hondureños que emprendieron este “peligroso viaje en el pasado ya han sido deportados y ahora están de regreso en Honduras”.

Dijo además que al gobierno de EE.UU. le “preocupa la seguridad de los migrantes, en especial la de las mujeres, adolescentes y niños vulnerables que tanto sufren en la ardua y peligrosa travesía“.

“La decisión de viajar ilegalmente hacia el norte trae consigo duras consecuencias. No invierta su tiempo y dinero en un riesgoso viaje destinado al fracaso“, acotó la embajada.

Por ello, Estados Unidos ha suscrito acuerdos con El Salvador, Guatemala y Honduras, países que integran el Triángulo Norte de Centroamérica, como parte de una estrategia regional para atajar la migración ilegal y ofrecer protección a las personas, incluyendo niños que requieran asistencia.

El pasado 25 de septiembre, Honduras firmó un acuerdo con EE.UU. que busca atajar la migración irregular desde Centroamérica y se suma a los alcanzados con El Salvador, el 20 de ese mismo mes, y con Guatemala, el 26 de julio.

Diversos analistas y expertos en migración de la región han señalado que los tres países centroamericanos no tienen condiciones para recibir a migrantes solicitantes de asilo por los niveles de pobreza y violencia que sufren.